El Top 10 de las Mejores 
Comidas Típicas de Morelos
para probar este 2020

Cada plato morelense lleva lo mejor de México y España.

La gastronomía de México ha sido considerada por sus consumidores como una de las más deliciosas del continente, y la cocina tradicional del estado de Morelos no es la excepción. Sus platillos típicos se basan en que además de ser una mezcla de ingredientes indígenas, tienen una fuerte influencia de los españoles en la época de la conquista. Cada una de sus comidas originarias llevan lo mejor de esas tierras.

Al ubicarse Morelos en la región central de México, a la agricultura le toca la mayor parte dentro de las recetas. Las frutas y hortalizas que allí se cultivan siempre están frescas y jugosas, convirtiéndose así en las protagonistas de los platillos típicos de Morelos y de sus ingredientes.

Si estás planificando tus vacaciones a Morelos no dudes en revisar este artículo por completo. Encontrarás una lista de platillos típicos de Morelos y su preparación, los cuales van desde platos fuertes hasta postres, sin olvidar maravillosas bebidas. La diversidad de sabor de estas comidas es la principal responsable de su fama, la cual ha alcanzado incluso un nivel internacional.

A continuación verás las mejores preparaciones que debes tomar en cuenta en tu viaje a Morelos

1. Cecina

La Cecina es carne “curada”.

Cuando se habla de Morelos también se habla de la cecina, y es que ella está muy arraigada a la cocina del estado. En el municipio Yecapixtla es donde se produce casi toda la cecina de México. No obstante, esta luego se transporta a lo largo de la región y del país para que cualquiera pueda adquirirla.

La cecina es la clásica carne de res, pero picada en tiras y “curadas”, es decir, puestas a secar con sal al aire libre. Este es un método de conservación prehispánico que aún se mantiene en la actualidad y que ahora forma parte de la tradición del estado. Por eso se dice que este plato es una de las comidas representativas de Morelos.

Estas tiras, aunque deliciosas por sí solas, las puedes acompañar con tacos, longaniza y crema. También puedes ponerle nopales, rábanos y una exquisita salsa picante que solo los mexicanos saben hacer tan bien. En otras regiones suelen acompañarse con chilaquiles, huaraches o sopes, lo que lleva el sabor a otro nivel. Puedes probar este platillo en La India Bonita, un restaurante antiguo de Cuernavaca que además de buena comida, te brindará un excelente ambiente.

2. Tlacoyos

Los tlacoyos son el mejor desayuno que podrás probar en Morelos

El tlacoyo es uno de los mejores platillos prehispánicos de Morelos que desde su descubrimiento a manos de los indígenas se ha mantenido muy presente en los pueblos campesinos. Además, por lo que puede notarse, está muy lejos de desaparecer de la cocina mexicana.

Se trata de una tortilla gruesa y ovalada preparada a base de elote o maíz, que se cocina en un “comal” o sartén de barro. Además, el tlacoyo se rellena con diversos ingredientes que puedes escoger a tu gusto.

En Morelos los tlacoyos son básicos. En otros lugares como Zacualpan de Amilpas y Puebla, conservan la forma oblicua, pero con masa blanca. En las grandes ciudades se consumen mayormente para el desayuno y se consiguen en cualquier restaurante. También puedes comprarlos a vendedores ambulantes.

Los tlacoyos se rellenan comúnmente de frijoles, habas y también se le añaden chales y papas cocidas. Encima de todos esos ingredientes no te olvides de colocar queso, salsa con chile y cebolla. En otras partes se adornan con jalapeños “curados”, es decir, puestos a secar con sal.

3. Huauzontle

Los platillos hechos a base de huauzontle son bastante nutritivos

El huauzontle es una planta mexicana increíblemente nutritiva que contiene antioxidantes, además de hierro, calcio y fósforo, así como vitaminas A y B. En la época prehispánica fue junto al maíz, el frijol y la chía, uno de los cultivos más importantes de todo el país.

Todavía es común que en el estado de Morelos se siga consumiendo sin falta el huauzontle en la vida cotidiana. Allí se come capeado y a veces se rellena de queso y se baña en un exquisito caldillo o jugo de jitomate. Goza de muchas versiones y posee distintos usos, por lo que si quieres saber más sobre los platillos tipicos de Morelos y su historia, no dudes en preguntarle al dueño de un restaurante o vendedor sobre el huauzontle como ingrediente.

A lo largo de todo el país se preparan una gran variedad de platillos con esta planta. Algunos ejemplos son el filete de res al huauzontle y las supremas de huauzontle. Inclusive, podrás encontrarlo en las ensaladas.

Cabe destacar que gracias a sus beneficios, los padres y madres procuran que la planta no falte en los platos de sus pequeños. Así como ellos, tú también deberás probar un platillo con huauzontle en tu viaje por Morelos, por ejemplo, visitando el Restaurante Los Colorines, en Cuernavaca.

4. Toritos

Siente la fuerza de un toro al tomarte unos toritos

El torito es una bebida a base de tequila o aguardiente de caña que se mezcla con el jugo de la naranja, cebolla y chiles en vinagre. Se puede percibir como algo fuerte, pero sin duda es algo que se tiene que probar antes de juzgar. Dada su popularidad se puede decir que es lo mejor de lo mejor en cuanto a bebidas regionales de Morelos se refiere.

Existen dos versiones de esta famosa bebida. Primero está la que se prepara en Veracruz y se conoce como “torito boqueño”. Puedes elaborarla mezclando aguardiente de caña con las frutas de la temporada, leche evaporada y endulzante. La otra versión es la de Morelos, que como leíste anteriormente, lleva naranja, cebolla y chiles.

Si te interesan las recetas de bebidas de Morelos, debes saber que esta se originó cuando los jornaleros o trabajadores del campo comenzaron a mezclar frutas con aguardiente de caña, para así ganar la fuerza de un toro luego de un arduo día de trabajo. Decían ellos que sentían más ganas de continuar el día y fueron pasando la receta a los nuevos trabajadores, extendiendo de esta forma la popularidad de esta bebida.

5. Itacates

Consigue tu provisión de itacates para que los comas durante el día

Los itacates son uno de los platillos originarios de Morelos. Aunque se parecen a los tlacoyos porque ambos están hechos con masa de elote, la verdad es que son muy diferentes. Los itacates son mucho más gruesos y tienen forma triangular, además los ingredientes no van envueltos por la masa, sino que se rellenan una vez que están listos.

Para la preparación de los itacates, deberás llenar de manteca y queso los ingredientes del relleno. Estos pueden ser tiras de pollo o de res y flor de calabaza, lo que le da una textura esponjosa. Lo puedes comer con un guisado, aderezar con crema y echarle más queso rallado. Asimismo, quedan muy bien con aguas de horchata o jamaica.

Su nombre en el vocablo indígena náhuatl significa "provisiones de comida para guardar". Por otro lado, este platillo data de siglo XIX, cuando los agricultores comenzaron a llevarlos al campo para comer después de un difícil día de trabajo. Si quieres disfrutar de su sabor original puedes conseguirlos en el mercado de Tepoztlán.

6. Mole Verde

Descubre por qué el mole verde es una receta que ha sobrevivido hasta ahora

Cuando hablas de cuál es la comida típica de Morelos, puedes obtener todo tipo de respuestas y entre ellas estará el mole verde. Este plato es considerado como una comida ritual que se consume mayormente en las fiestas patronales del país, aunque puede prepararse en cualquier otra época del año. A este mole se le dice “verde” por el chile que le da el color.

Los precursores de este plato fueron los indígenas, quienes compartieron su sabiduría con las monjas españolas. Estos les enseñaron a moler en sus utensilios de piedra, y así fue como una de las recetas de comida de Morelos ha sobrevivido hasta la actualidad.

Ahora bien, en México existen más de 50 tipos de moles, con colores, sabores y texturas diferentes que podrás probar en cualquiera de sus regiones. En el caso de Morelos el mole se prepara con base en chile verde, pepitas de calabaza tostadas y molidas, epazote y pollo.

A veces al mole se le colocan semillas de chile tostadas, por lo que encontrarás en esta una combinación picante. Suele servirse con una combinación de cerdo y res acompañado con un rico arroz blanco. Si buscas degustar esta deliciosa comida visita el restaurante de comida morelense Los Colorines, en Cuernavaca.

7. Pozole Blanco

Pide un pozole blanco como plato principal en cualquier restaurante de Morelos

Posiblemente hayas escuchado en algún momento la palabra “pozole” como parte de expresiones populares, sin saber si se refería a algo real. Resulta que sí, el pozole existe y es uno de los platillos tradicionales de Morelos, aunque no se sabe con certeza si se originó en esta parte del país.

Sin embargo, como muchos otros platos, el pozole es una de las comidas regionales de Morelos que ha demostrado que puede aumentar el sabor del elote. Es el preferido en el estado para celebrar cumpleaños, bautizos o cualquier fiestas.

Su preparación es relativamente fácil y lo deberás elaborar a base de elote cacahoazintle y cabeza de cerdo. Luego debes condimentar con especias picantes típicas de la región y acompañarlo con quesadillas o gorditas de frijoles. La forma clásica se prepara con cerdo, pero también puedes hacerlo con res o pollo.

En Morelos se cuenta que en la época colonial no solo era acompañado con carne animal, sino también con piezas humanas, específicamente con muslos. No obstante ya no debes preocuparte por eso, pues ha quedado atrás y ahora es un plato fuerte que puedes disfrutar en sitios como la Pozolería de Doña Vicky, en Xochitepec, especialistas en esta comida.

8. Pipián Verde

Déjate envolver por el aroma del pipián verde

El pipián verde es un tipo de mole muy peculiar, pues es perfumado, sabroso y tiene una textura poco común. En la ciudad de Morelos se sirve generalmente en las fiestas patronales y como una ofrenda el Día de Muertos. Sin embargo, aunque no estés para esas fechas igual puedes pedirlo en cualquier restaurante del estado.

Su preparación es sumamente sencilla: debes guisar la gallina con salsa molida de tomate, chile verde y lechuga. Además, debes usar ajo, cebolla, cilantro y, finalmente, pepitas de calabaza. Estas semillas tienen propiedades antioxidantes, fibra y efectos anti inflamatorios que le dan su toque curativo. Este uno de los platillos de Morelos que en el Día de Muertos se acostumbra a servir con tamales en sal.

Se dice que antiguamente el pipián era rojo, ya que así se prepara en algunas partes del país. Pero conforme fue pasando el tiempo la receta se fue modificando para prepararse con chile y tomates verdes, pues estos potencian el sabor de las semillas de calabaza, tan utilizadas en las recetas mexicanas y que no puedes dejar de probar.

9. Tacos Acorazados

Protege tu estómago con unos sabrosos tacos acorazados

Cuando se habla de almuerzo, México te ofrece una gran variedad de platos fuertes que te dejarán satisfecho hasta después de la cena. Sin embargo, no vas a encontrar nada como los taquitos acorazados, uno de los platillos tradicionales de Morelos que surgió en época de la revolución y se ha ido modificando hasta llegar al manjar que se conoce en la actualidad.

Se preparan con la popular tortilla mexicana. Primero, sobre una tortilla coloca una capa o cama de arroz con cualquier otro relleno como huevo duro, chiles o salchichas. Luego coloca otra tortilla encima y listo, tendrás un delicioso y llamativo taco acorazado. Puedes conseguirlos en puestos de vendedores ambulantes.

La leyenda dice que una tortilla sirve como “coraza” que protege el relleno y la otra es el barco que hace referencia a las embarcaciones de guerra. Por esto la versión original solo consistía en dos tortillas rellenas de arroz y huevo cocido. Actualmente también se preparan en el día de la Santa Cruz y el Día del Albañil.

10. Plátanos Flameados

Los plátanos flameados son una bomba de azúcar.

Los plátanos han sido uno de los ingredientes más utilizados en toda Latinoamérica desde tiempos inmemoriales. Se caracterizan por ser ricos en potasio, pero también sirven para elaborar los principales postres de Morelos.

Dentro de la gama de dulces que se pueden elaborar con hortalizas y frutas en Morelos los plátanos son muy populares. Además de ser nutritivos, son azucarados naturalmente, lo que potencia su agradable sabor cuando se combinan con endulzantes como la miel.

En Morelos existe un postre a base de plátano que es famoso en todo el estado: los plátanos flameados. Consisten en plátanos remojados en una salsa de azúcar con un toque de naranja, flameados con tequila y servidos con helado de vainilla. Si lo deseas podrás colocarle un pedacito de cajeta de coco o nuez picada.

Este es un dulce realmente delicioso que puedes comer en el momento del día en que se te antoje. Lo conseguirás en cualquier restaurante digno de una buena mesa típica morelense. Además, es muy satisfactorio comerlo luego de un gran plato fuerte como la barbacoa de carnero y cabrito.


¿10 no son suficientes?
Pues sigue leyendo para que descubras más platillos increíbles de Morelos


11. Atole de Aguamiel

El atole de aguamiel es una bebida dulce muy nutritiva

El atole de aguamiel es famoso porque combina dos de las mejores recetas mexicanas en una. Se ha vuelto muy popular porque no solo es nutritivo sino también dulce y una de las pocas bebidas típicas de Morelos sin alcohol.

La tradición mexicana dicta que para cocinar esta bebida es necesario hacerlo en ollas de barro. De esta manera se sirve en recipientes del mismo material, ya que así conserva el sabor hasta el mismísimo final.

A pesar de su tradición, esta bebida tiene muchas variantes según la región en que te encuentres. Por ejemplo, en Guerrero se prepara con granos de elote tierno enteros o martajados, mientras que en Querétaro se prepara agregando el aguamiel al atole de puzcua.

En Morelos su preparación es muy fácil. Primero coloca al fuego el aguamiel y cuando empiece a hervir agrega la masa de elote remueve para que no se pegue ni se queme. Por último, deja enfriar lo suficiente para que se pueda tomar sin quemarse la lengua. Una vez tenga una temperatura moderada, puedes tomarlo tranquilamente.

12. Caldo de Hongos

El caldo de hongos es rico en vitaminas B, C y E

Las sopas son la comida por excelencia de toda América Latina, y México no se queda atrás. Su caldo de hongos se prepara desde hace muchos años, ya que se dice que los aztecas solían realizarlo mezclando epazote y distintos tipos de hongos.

Como los hongos de cazahuate son los que más abundan en los bosques mexicanos, son más fáciles de conseguir. Por ello se han convertido en el ingrediente principal de este plato. Además, la Fonda Típica Verónica, uno los restaurantes de la capital Cuernavaca, sirve las mejores sopas con este vegetal y es muy recomendado por los visitantes del lugar.

Esta sopa es ideal para contrarrestar el clima frío y además contiene vitaminas B, C y E. De igual forma, potasio, calcio, hierro y zinc. Por eso, cuando te deleites con este manjar no solo estarás ingiriendo unos de los platillos más importantes de Morelos, sino también muchas proteínas y vitaminas que te harán más saludable.

Para su elaboración utiliza cebolla, ajos y acitrones, a los cuales debes agregarle champiñones, setas y hongos. Después, coloca caldo de pollo con epazote y cilantro, y deja hervir por unos 20 minutos a fuego lento. Al final sírvelo caliente y no creerás el sabor que tendrá.

13. Tamal de Pescado

Degusta el tamal de pescado, un plato poco conocido, pero sabroso

Los tamales son muy famosos para quienes han viajado o escuchado acerca de México. Los que no son muy conocidos son los tamales de pescado, pero resulta que son uno de los platillos representativos de Morelos. Puedes disfrutarlos, por ejemplo, en el Restaurant La Arboleda, en Tlaltizapán.

Este clásico tamal morelense de Coatetelco y Tequesquitengo se realiza con base en pescado, específicamente de mojarra. Este se pesca en la laguna del mismo estado y por lo tanto hace más fácil y apreciada su preparación entre los lugareños.

La palabra “tamal” significa "envuelto" en náhuatl. Dado que la receta consiste que envuelvas la mojarra sazonada con salsa picante en hojas de elote, a eso se debe su nombre. Esta envoltura mantiene a todos los componentes juntos, además de que le da un toque ahumado al pescado.

Es normal que para las familias católicas sea una tradición comer tamal de pescado el viernes santo, para conmemorar la muerte de Jesús. Cuando se desenvuelven, se sirven con tortillas nixtamalizadas y se acompaña con una ensalada simple, lo que genera una mezcla única y exquisita.

14. Tacos de Chapulines al Ajillo

Los tacos de chapulines al ajillo te ofrecen proteínas y buen sabor

Los chapulines son muy atractivos en cuanto a alimentos se trata, aunque llegan a ser poco valorados para los que visitan México por primera vez. A pesar de esto, una vez que te acostumbras a su sabor no podrás parar de comerlos. Cada uno de estos insectos tiene alrededor de 60% de su peso en proteínas como calcio, magnesio y vitamina B.

En Morelos, específicamente en Tepoztlán, es muy natural conseguir los famosos taquitos de chapulines al ajillo. Para su preparación, primero saltea los chapulines en aceite de oliva, chile guajillo y ajo, y luego sírvelos en dos tortillas con guacamole. Encontrarás que su sabor es entre ácido y salado, pero es una combinación perfectamente equilibrada.

Por más increíble que parezca, los chapulines se consideran una receta gourmet, por eso hay restaurantes que los ofrecen a un precio muy elevado. Si eres atrevido y quieres probar uno de los platillos típicos de Morelos con insectos, busca en cualquiera de los mercados del estado. Los conseguirás adobados con ajo o aliñados con limón y sal.

15. Frijoles Ayocotes en Adobo

Los frijoles ayocotes en adobo son los preferidos por el pueblo morelense

Los frijoles son los granos más queridos por todo el pueblo mexicano. De hecho, la mayoría de sus recetas llevan al menos una pequeña porción de ellos. Y es que además de ser deliciosos también son muy nutritivos, y hay una gran variedad en cuanto a colores y tamaño se refiere.

Los mejores frijoles son los ayocotes. Estos, en comparación con los otros, tienen un gran tamaño y son de color púrpura. Cuando se cuecen son deliciosos, aunque en la gastronomía morelense se tiene la costumbre de servirlos en adobo o con mole rojo. Podrás encontrarlos en cualquier casa restaurante, ya que se han convertido en una de las comidas tradicionales de Morelos.

Su elaboración consiste en que sofrías cebolla, chile y ajo en aceite o manteca de cerdo, que luego licuarás con agua. Por otro lado, debes cocer la carne hasta que dore. Echa la salsa previamente colada, y pon a hervir por pocos minutos. Al final, debes agregar los ayocotes y dejar hirviendo hasta que tome la textura adecuada. Sírvelos acompañados de chicharrón y queso.

16. Barbacoa de Carnero y Cabrito

La barbacoa de carnero y cabrito es un platillo singular que no se parece a ningún otro

Si algo tiene la comida de este estado mexicano es que sus formas de preparación son muy originales, y es el caso de la barbacoa, uno de los platillos principales de Morelos. Para realizarla debes colocar dentro de un horno en la tierra la carne del chivo y el cabrito por varias horas, junto a pencas de maguey y madera para darle una textura suave y jugosa.

El proceso que la carne lleva antes de meterla al horno es bastante intenso. Una vez que se les da muerte a los animales, se dejan colgando por varias horas para que se horneen. Esto es para que resistan la cocción y no se cocinen con molestos grumos. Después de varias horas, marínalos con chipotle, guajillo, cebolla y otras especias.

Este plato fuerte es servido por lo general en el almuerzo. Tiene un sabor totalmente diferente a algo que hayas probado antes. La barbacoa podrás acompañarla con arroz, verduras o con sus respectivos taquitos en consomé, que es el mismo jugo donde se preparó la carne. Este platillo puedes probarlo en Barbacoa El Cabrito, un restaurante de Cuernavaca valorado por los comensales como uno de los mejores del estado.

17. Palanqueta

La palanqueta es una barra dulce llena de fibra perfecta para merendar

México tiene un sinfín de postres y dulces dentro de su gastronomía, pero uno que sin duda vale la pena mencionar es la palanqueta. Esta deliciosa botana nutritiva es símbolo de la cultura mexicana.

Este es uno de los pocos postres que se jacta de ser nutritivo, pues contiene proteínas, fibra y grasa vegetal que ayudan a regular los niveles de colesterol. Igualmente, tiene vitamina E, y minerales como cobre y hierro que oxigenan la sangre.

En tus vacaciones en Morelos deberás probar esta barra tipo turrón de cacahuate pelado mezclado con jarabe de piloncillo. Su textura es muy crujiente y su nombre proviene del náhuatl “papaquili” que significa alegría. Seguro que cuando la pruebes a alegrar a tu paladar.

Esta es una de las recetas de platillos típicos del estado de Morelos que originalmente era hecha a base de elote tostado y molido, mezclada con miel. Con el tiempo, la miel se reemplazó con azúcar y el elote con semillas o frutos secos. Es recomendable que compres las palanquetas a los vendedores locales porque su preparación artesanal te garantiza ingredientes más frescos y naturales.

18. Aguamiel

La sencillez y buen sabor del aguamiel te atrapará cuando viajes a Morelos

El aguamiel es una de las bebidas tradicionales de Morelos, y en general de todo México, que ha perdurado desde la época prehispánica. Esta bebida también es conocida como sirope, tlachique o jarabe.

Se desconoce la fecha exacta en la cual surgió, pero se dice que fueron los aztecas quienes empezaron y fortalecieron el proceso de su elaboración. La razón es que desde sus inicios, ellos consiguieron sacar el jugo del maguey y pasar la receta de generación en generación. Hoy en día, cualquier persona que viva o haga turismo en Morelos puede disfrutarla.

En este estado, así como en todo el país, el aguamiel se extrae de las pencas u hojas del maguey, una planta que requiere un proceso de maduración de mínimo ocho años para poder brindar el agua requerida. Debes saber que esta bebida ayuda a disminuir los niveles de colesterol, evita el estreñimiento, y limpia los riñones.

Realmente esta bebida no tiene un proceso muy complejo de preparación. El verdadero trabajo está en sacar el agua de la planta, pues debes raspar durante media hora para luego obtener el jugo tras cinco horas de brote. Sin embargo, una vez que se tiene el dulce néctar, se puede beber al instante, así que no dejes de probarlo en la Pulquería La Guayaba, ubicada en Cuernavaca.

19. Esquites

No dejes de probar la versión morelense de los esquites

Los esquites, también conocidos como troles, chaska o coctel de elote, son uno de los 10 platillos típicos de Morelos a base de elote, ya sea frito o hervido. Como la gran mayoría de platos mexicanos, los ingredientes para la elaboración, así como su nombre, varían dependiendo de la región en la que te encuentres.

En tu viaje a Morelos no olvides degustar su versión, pues es más saludable ya que no tiene casi grasa; allí se le llaman propiamente esquites. Los puedes elaborar hirviendo los granos de elote con sal, limón y chile. Luego debes agregarle epazote y finalmente, servirlo con mayonesa, queso y crema.

La palabra esquites viene del vocablo indígena náhuatl, y significa “tostar”, refiriéndose al maíz. Este platillo tiene su propia festividad religiosa llamada Xarikixa o Fiesta del Esquite. Los podrás conseguir en puestos callejeros de plazas públicas y ferias a un precio muy asequible, como en Elotes y Esquites "Tetes", en el centro histórico de Cuernavaca, que tiene una ubicación imperdible para que disfrutes de este postre.

20. Mermelada de Nopal

Disfruta de una rica mermelada de nopal con el acompañante que más te guste

El nopal, conocido también como xoconostle o chumbera, es una planta comestible de la familia de los cactus. Aunque esta planta no luce muy apetecible, por algo es un ingrediente muy popular en México. Existen diversas formas de aprovechar el nopal e integrarlo en las recetas, pero nada más sabroso que la mermelada.

En el estado de Morelos las mermeladas no pueden faltar en la mesa. Por eso no hay nada más beneficioso que una de nopal, planta que se cultiva en la misma región y, además de tener un sabor excelente, es rica en calcio, potasio, sodio y también en fósforo. Sin duda, uno de los postres típicos de Morelos que es delicioso y está lleno de nutrientes que tienes que probar.

Para su preparación, primero limpias el nopal, lo picas y lo licúas en seco. Una vez licuado, mézclalo con el azúcar y ponlo a hervir. Hecho esto le agregas las hojas y el conservador a la mezcla. Cuando está en su punto, es decir, bien espesa, se saca y se deja enfriar. Al final ya puedes untarla en cualquier ingrediente de preferencia. Puedes probar este postre en El Brujo, un restaurante muy conocido ubicado en Tepoztlán.

21. Nieves de Alpuyeca

Escoge entre la infinidad de sabores que te ofrecen las Nieves de Alpuyeca.

Las nieves artesanales de Alpuyeca son consideradas como las mejores nieves de todo el país. Tal es así que la zona se ha convertido en uno de los lugares turísticos de Morelos más visitados solo por ir a probarlas. Esto se debe a su inigualable sabor de frutas frescas adquiridas en la misma región y su peculiar proceso de elaboración.

Dentro de sus infinitos sabores destacan el mamey, el coco, y el elote. También el limón, la fresa y la maracuyá. Se elaboran con una mezcla de frutas que se licúan con agua, leche y azúcar. Luego debes colocarla en un bote frío y por 40 minutos revolver para que quede sólida.

Cada recipiente con el contenido de las nieves requiere entre una o una hora y media de preparación. La verdad es que las nieves destacan entre las bebidas y postres de Morelos por ser algo ideal para refrescar tus tardes y con lo que te divertirás combinando la variedad de sabores para crear algo perfecto y a tu medida.

Las nieves de Alpuyeca solo se consiguen de forma artesanal, en puestos callejeros de vendedores expertos en la técnica de preparado de este dulce. Además tienen un bajo costo, como en Deliciosas Nieves Ortiz Monroy, en Tlaquiltenango.

22. Tlatoquiles

Los tlatoquiles se elaboran con plátanos manzanos verdes

Mucho de los postres tradicionales de Morelos son elaborados a base de plátano, como es el caso del tlatoquil. Sin embargo, para esta receta en particular, se utilizan específicamente los plátanos manzanos verdes.

No es una receta muy reconocida, pues con el pasar del tiempo ha ido decayendo su frecuencia de preparación. A pesar de esto, igualmente se menciona porque es algo que todo turista debe probar para no permitir la pérdida de la cultura.

Se elaboran con plátanos maduros verdes que deberás bañar con piloncillo en miel, un endulzante natural basado en caña de azúcar y tequesquite. Luego deberás llevar los plátanos al horno hasta dorar y, una vez listos, servirlos fríos. Puedes acompañarlos de helado o crema.

Aunque no es un plato tan popular, es uno de los postres preferidos de los turistas. No obstante, debes tener cuidado si eres una persona diabética, ya que a pesar de ser rico en potasio, tiene altos niveles de azúcar. Puedes conseguirlos en su mayoría dentro de las cartas de los grandes restaurantes del lugar, como el Brother's Bar&Grill, en Cuernavaca.

23. Agua de Mezquite

Refréscate con un agua de mezquite artesanal en tu paso por Morelos

El mezquite, mizquitl o cuahuitl, es un árbol de la familia de leguminosas que puede medir hasta unos 15 metros de altura. Tiene unas ramas espinosas y sus flores en buen estado son comestibles. Sin embargo, lo que ha hecho a este árbol tan popular es su fruto, una vaina con forma espiral que mide unos 10 o 20 centímetros. Esta es de color amarillento y su sabor puede ser dulce si está madura, o amargo si está verde.

Ahora bien, el agua de mezquite es una de las bebidas típicas del estado de Morelos y se elabora con las vainas del árbol bien cocidas. Una vez que el fruto está listo debes extraerle la savia y diluirla con agua. Así de fácil obtendrás una de las bebidas tradicionales de Morelos.

Este trago se suele servir con mucho hielo, lo que resulta delicioso y refrescante al mismo tiempo. Como es un proceso muy artesanal, el mezquite lo conseguirás en su mayoría en manos de vendedores ambulantes, quienes llevan años perfeccionando la técnica y que seguramente te sacarán una sonrisa. Si quieres tomarlo en un lugar más tranquilo, Barbacoa "El Mezquite", en Oaxtepec, será una buena opción.

24. Aguardiente de Zacualpan

Ten cuidado con la ligereza del aguardiente de Zacualpan cuando lo bebas

Zacualpan de Amilpas es un pintoresco pueblo del estado de Morelos. Resulta un lugar muy mágico, pues su historia sigue escribiéndose cada día. Esto podrás apreciarlo en su mercado de trueque funcional que existe desde antes de la colonia. Esto también se evidencia en la costumbre de producir la bebida predilecta de la población: el aguardiente o “curadito” hecho con productos originarios de la región.

Para hacer los “curaditos” se mezcla el aguardiente con diversas frutas y hierbas naturales de la zona, aunque lo más común es utilizar higos o menta. Su textura es ligera y suave, la cual pasa fácilmente por la garganta. Debes tener en cuenta que estas bebidas son un tanto engañosas, pues al ser tan tenues puedes beber más tragos de los que deberías antes de empezar a sentir su “efecto tranquilizante”.

El aguardiente es un alcohol fuerte con el que se preparan varias de las bebidas alcohólicas típicas de Morelos, pero los “curaditos” son parte de una receta que prehispánica que se ha mantenido original hasta hoy día. Así que, si quieres probarlos, no dejes de dar una vuelta por el mercado de Zacualpan y prueba la historia morelense en una bebida.

25. Pulque de Huittzilac

Prueba el pulque de Huitzilac, la bebida mandada por los dioses

En Morelos se fabrican muchas bebidas alcohólicas artesanales, y en Huitzilac el pulque se considera una bebida bendita. Esto se debe a que en tiempos prehispánicos surgieron muchos mitos y leyendas en torno a ella, principalmente que era ingerida solo por los dioses. Con el pasar de los años su importancia se fue relegando hasta relacionarse con la clase baja.

Aunque esta famosa bebida no es originaria del estado, se ha convertido en uno de los atractivos de Morelos, porque desde que llegó a la región adquirió una acogida inmensa entre la población. Actualmente se vende no solo en negocios pequeños, sino también en bares y restaurantes de alta clase, pues su sabor es añorado por muchos. El bar del restaurante Casa Rivera, en el boulevard Juárez, es un buen lugar para probarlo.

El delicioso pulque se obtiene de la fermentación del aguamiel, que como se ha mencionado anteriormente, se fabrica con el néctar del maguey. Debido a su proceso de fermentación se sabe que contiene muchos prebióticos, lo que lo hace extraordinariamente bueno para el sistema digestivo. Ya no tienes que preguntarte qué hacer en Morelos, pues una de las principales opciones debe ser degustar la bebida de los dioses.

Morelos: Sabores imperdibles

Visita Morelos y su gastronomía en tus próximas vacaciones

Una de las razones por la que se toma la decisión de visitar determinado lugar es por su gastronomía y Morelos es un gran ejemplo de ello. Como pudiste observar, su comida típica, además de ser muy tradicional, te cuenta una parte de la historia de la región.

Sus ingredientes frescos y variados hacen de las comidas típicas de Morelos algo a lo que no podrás negarte. Sus platos fuertes, postres y bebidas están pensados para agradar al más exigente de los paladares. Incluso son aptos para niños y mujeres embarazadas por la cantidad de beneficios que ofrecen muchos de sus ingredientes. Lo mejor es que son platillos que pueden funcionar para cualquier ocasión.

Muchas de las comidas llevan el toque picante característico de todo México. Sus bebidas pueden contener alcohol o no, pero sin duda te refrescarán, mientras que sus postres son las delicias más dulces que vas a encontrar en el país. Así que ya sabes, no dejes pasar la oportunidad de viajar a Morelos y ten a la mano tu lista de comidas tradicionales a la hora de deleitarte con sus manjares.

Créditos fotográficos

¿Qué te pareció este artículo? 
[yasr_visitor_votes size = "large"]

COMIDAS TÍPICAS DE OTROS ESTADOS MEXICANOS:

México (País) Campeche ● Chihuahua Colima ● Durango ● Guanajuato ● Guerrero ● Hidalgo ● Jalisco Michoacán ● Morelos Oaxaca ● Puebla ● Querétaro ● Quintana Roo Sinaloa ● Sonora ● Tabasco Veracruz ● Yucatán Aguascalientes Baja California ● Baja California Sur Chiapas ● Coahuila Edo. México Nayarit San Luis Potosí Tlaxcala Zacatecas ● Nuevo León ● Tamaulipas

DESCUBRE LAS COMIDAS TÍPICAS DE MÁS ESTADOS MEXICANOS:

México (País)Tacos y burritos

Campeche: Pan de cazón y dulce de ciricote

Ciudad de Mexico: Quesadillas y tamales

Chihuahua: Carne asada y jamoncillo de parral

Colima: Iguana a la naranja y ceviche de pez vela

DurangoCaldillo duranguense y bocaditos de nuez

Guanajuato: Enchiladas mineras y nieves de Dolores

Guerrero: Pulpo enamorado y pozole guerrerense

Hidalgo: Chiniquiles y escamoles

Jalisco: Torta ahogada y carne en su jugo

Michoacán: Pescado blanco de Patzcuaro y sopa tarasca

Morelos: Pipián verde y caldo de hongos

Oaxaca: Los 7 moles y chapulines

PueblaChiles en nogada y mole poblano

Querétaro: Enchilada queretana y nopal en penca

Quintana Roo: Pescado a la Tikin-xic y ceviche de caracol

Sinaloa: Aguachile y tamales barbones

Sonora: Carne desebrada y chorizos de res

Tabasco: Pejelagarto asado y tamales tabasqueños

Veracruz: Arroz a la tumbada y camarones al coco

Yucatán: Cochinita pibil y papadzules

Aguascalientes: Birria de barbacoa y pollo de San Marcos

Chiapas: Tamal de bola y sopa de pan

Coahuila: Pan de pulque y gorditas

Estado de México: Tacos con chorizo y queso fundido

Nayarit: Pescado sarandeado y frijoles puercos

San Luis Potosí: Zacahuil y asado de boda

Zacatecas: Tostadas de jerez y asado de bodas

Tlaxcala: Tlacoyos de frijol y escamoles

Baja California Sur: Filete imperial de camarón y machaca de res

Baja California: Ensalada cesar y tacos de pescado

Nuevo León: Machaca con huevo y carne asada

Tamaulipas: Cabrito enchilado y atole de miel de maguey

>