El Top 10 de las Mejores 
Comidas Típicas de Francia
para probar este 2020

Atrévete a conocer el arte culinario francés

De los atractivos de Francia, su gastronomía es de los más llamativos para el turistapues es considerada como una de los mejores del mundo. Esta se caracteriza por su gran diversidad y calidad de platos, pastelería y bebidas espirituosas. Por eso es considerada la cocina de mayor renombre y refinación que se puede encontrar en el mundo.

Comenzando por los aperitivos, la comida francesa se disfruta de inicio a fin. Y ni hablar de la repostería francesa, con su infinidad de dulces y presentaciones que provocan no terminar de comer. Para los amantes de bebidas, los mixólogos o bartenders franceses están entre los mejores para ofrecerte algo único para tomar.

Por todo esto, en tus vacaciones en Francia verás cómo cambia la gastronomía en cada una de las regiones, así como en cada época del año. De hecho, en todas las localidades del territorio galo encontrarás platos adaptados a tu peculiar gusto.

Y no solo los platos y postres son exquisitos, también están los grandes acompañantes como lo son el pan y el queso. Así que atrévete a descubrir las mejores comidas típicas de Francia en el siguiente listado.

A continuación verás las mejores preparaciones que debes tomar en cuenta en tu viaje a Francia.

1. Ratatouille

El ratatouille, la mejor com​binación de vegetales

El ratatouille es el nombre en francés para la adaptación del pisto español, y consiste en el guisado de varias hortalizas sazonadas con hierbas provenzalescomo tomillo, orégano, romero y laurel. Se trata de un platillo típico del sur de Francia que se cocina mayormente en esa región. Por lo general, se consume en cualquier época del año y es uno de los platos franceses vegetarianos más probados en el mundo.

Las hortalizas más utilizadas para su elaboración son el calabacín, la berenjena y el pimiento. También podrás usar perejil, ajo y tomate. Para preparar esta receta, corta las hortalizas rebanadas. Luego, realiza en un sartén con aceite de oliva la salsa a base de tomate con cebollas, pimientos y zanahorias picadas en cuadritos. Posteriormente, en un recipiente se echa todo y después se mete al horno por media hora.

Con respecto a la presentación del platillo, hay varias formas. Sin embargo, la más vistosa e impactante es colocar en espiral las hortalizas intercaladas. Para esto, también es importante que todas las rodajas estén impregnadas de la salsa roja de tomate.

2. Foie Gras

El foie gras, un hígado especial de Francia para el mundo

El plato foie gras es el hígado de pato o ganso agrandado y es preparado de distintas formas. Se consigue mayormente en la región de Alsacia, al noreste del territorio francés, y es de los platillos representativos de Francia consumidos en época invernal. Con respecto a los insumos que lleva este platillo, los más comunes son: pimienta, sal y azúcar morena.

Para su preparación, primero adquiere un hígado de pato desvenado, es decir, que no tengan venas. En un recipiente coloca la sal, la azúcar y la pimienta morena. Posteriormente, dentro del envase presiona la superficie del hígado con los dedos para así permitir la absorción de los ingredientes. Luego, mete a la nevera por seis horas para macerarlo.

Después, introdúcelo dentro de un molde previamente forrado y tapado con papel film, el cual pondrás en baño de maría en una bandeja al horno por poco más de una hora. Este plato es uno de los más caros en Francia. Sin embargo, en algunos países se ha prohibido su comercialización, por el método forzado utilizado para agrandar el hígado del pato.

3. Escargot (Caracoles)

Los escargot, suculentos caracoles de tierra

El platillo tradicional escargot se utiliza como entrada en las comidas y es considerado uno de los platillos raros de Francia. Son caracoles de tierra cocidos, aunque también se les conoce con el nombre de caracoles de Borgoña. Estos alimentos son muy nutritivos aparte de tener muy buen sabor. Además, pueden ser criados en granjas o adquiridos enlatados en algún comercio.

Los escargots a la borgoñona requieren dos fases en su preparación. La primera es preparar la mantequilla acompañante, la cual se hace a base de margarina, ajo y perejil. También lleva sal y pimienta. Los caracoles, después de colados, se calientan y revuelven hasta que hiervan a fuego medio/alto en un recipiente con licor de uva, pimienta negra, orégano y salvia. Para terminar, se cuelan y se hornean.

Si quieres hacer la receta con caracoles cultivados, requerirás un proceso más largo para la preparación de los mismos. Por otra parte, y como dato relevante, para poder retirar con mayor facilidad los moluscos de la concha del caracol a la hora de su consumo, se recomienda que utilices un tenedor pequeño de dos puntas.

4. Coq Au Vin (Pollo al vino)

Pollo al vino, el exquisito pollo francés para el mundo

De los platos franceses con pollo, el pollo al vino es el más conocido. Originario del centro de Francia, este plato cocinado en un recipiente tapado y marinado se hacía anteriormente con gallo o una oca. En la actualidad, este último ingrediente se sustituye por el pollo.

Para comenzar la elaboración, prepara las verduras para el marinado, tales como cebolla, ajo y otras al gusto. En un recipiente, coloca el pollo picado con un bouquet garni o manojo de hierbas aromáticas, agrega las verduras preparadas para luego echar vino tinto hasta que cubra los ingredientes. Posteriormente, llévalo a la nevera por 12 horas, para después retirar el pollo y freírlo con sal y pimienta.

Por último, el líquido del marinado se vierte en un caldo de pollo y se cocina por una hora. La guarnición típica se prepara con cebollas pequeñas freídas en margarina y azúcar para caramelizar, junto con los champiñones igualmente freídos en margarina y aromatizados con jugo de limón. El sabor de esta receta es tan peculiar que por eso es uno de los principales platillos de Francia.

5. Cassoulet

El cassoulet es un plato medieval con mucho sabor

Entre los platillos principales de Francia encontrarás el cassoulet. Esta receta surgió en la Edad Media y es ideal para la temporada de invierno. Además, consta de variados tipos de carne que se utilizan en el guisado junto a una variedad de legumbres. Se utilizan salchicha, cerdo, cordero y pato.

Adicionalmente, esta comida típica tiene muchas variantes en distintas partes, pero todas deben tener las alubias o judías blancas, que es lo que le da el aspecto característico. En cuanto a la preparación, se inicia colocando las judías blancas ya remojadas en una cazuela junto a las hierbas aromáticas, tocino y ajo. Luego, agrega un caldo de ternera o pollo para ponerla a hervir por dos horas.

Paralelamente se preparan las otras carnes con la grasa del muslo de pato confitado, para después verter las judías blancas preparadas con pan rallado para hornear finalmente. Este guiso suculento se sirve como segundo plato y si lo pruebas en la zona sur de Francia, como en Castelnaudary o Toulouse, te sabrá mucho mejor. De hecho, en Francia, es uno de los platos más solicitados.

6. Moules Frites (Moluscos fritos)

Pide el moules-frites del norte de Francia para deleitar tu paladar

El moulles-frites es un plato compuesto que combina los mejillones cocidos al vapor con las papas fritas. Realmente proviene de Bélgica, pero llegó a tierra francesa, por lo que es de los platillos típicos del norte de Francia para el invierno.

Las papas fritas se hacen de la manera ya conocida, si es posible con la piel. La preparación de los mejillones es lo que requiere más atención. Luego de limpiarlos y lavarlos, se echan en una olla donde previamente se han cocinado con sal, pimienta, cebolla y ajo, todos bien picados, así como un ramillete de tomillo, romero y laurel.

Además, hay que tener cuidado con los mejillones, ya que hay que descartar aquellos que estén abiertos o rotos, por el riesgo de intoxicación. También se puede añadir un poco de vino blanco a la cebolla ya cocinada, así como un par de dientes de ajo sobre los mejillones. Para saber que ya están listos, debes esperar hasta que los mejillones se abran y consumirlos con las papas fritas.

7. Aligot

El aligot, el único y exquisito puré de patatas

Otro de los platillos famosos de Francia es el aligot, que es un puré de patatas muy especial servido como guarnición de carnes, principalmente. Originario de la región de Aubrac al sur de Francia, este acompañante de comidas es muy buscado. Se dice que en la receta original se utilizaban migajas de pan por su origen humilde, y que estaba elaborado por monjes de Aubrac.

La receta es sencilla. Deberás cocer las patatas limpias con concha en agua con sal por 30 minutos. Luego las pelas y les añade ajo y pimienta negra molida para ser trituradas hasta formar una pasta homogénea. A esta pasta añádele mantequilla sin sal, nata fresca o crema de leche utilizando una cuchara de madera. Posteriormente, deberás agregarle queso gruyere rallado y queso mozzarella para luego batirlo a fuego medio.

La elaboración de este plato requiere de mucha paciencia y algo de fuerza en los brazos, pero valdrá la pena el esfuerzo y el tiempo utilizado. Es uno de los platos franceses vegetarianos recomendables para fiestas y ocasiones especiales en cualquier mes del año.

8. Sopa de Cebolla

La sopa de cebolla es plato francés por excelencia

La sopa de cebolla es uno de los platillos más conocidos de Francia como entrada y que es comúnmente consumido durante el invierno. Además, es un plato exquisito de fácil preparación que por lo general se toma en la cena. Sobre su historia, según parece, era un plato preferido por la gente humilde, por eso es una de las comidas básicas de Francia.

Los ingredientes principales para elaborar este platillo son cebollas dulces, pan seco y queso. Comienza la preparación aceitando un caldero con aceite de oliva y margarina. Al derretirse, introduce las cebollas cortadas, el ajo picado junto con la sal, la pimienta negra y el caldo de carne o pollo hasta que se ablanden las cebollas. Luego, añade el pan rebanado y tostado con el queso gruyer rallado.

Una recomendación importante es revolver con cuchara de madera hasta que la cebolla se ponga translúcida. Por otra parte, el pan puede ser tostado u horneado por cada lado. Por último, se debe tapar la olla o caldero que se utiliza para la cocción y así obtendrás un mejor sabor.

9. Magret de Pato

El magret de pato, una preparación exquisita

El magret de pato es de las comidas preferidas de Francia y es originaria del sureño departamento de Gers. Sobre la historia de este platillo, la misma es de reciente data. Nació en los años 60 del siglo pasado, cuando se logró aprovechar la pechuga de los patos alimentados artificialmente para el plato foie-gras.

El plato se cocina como un solomillo de res con ciertas peculiaridades. Primero deberás quitarle el exceso de grasa y las membranillas del músculo. Después, le haces cortes en cuadrícula a la parte grasa sin llegar a la carne para una mejor penetración del calor.

Posteriormente, tendrás que añadirle sal y pimienta. Y por último, en un sartén aceitado bien caliente cocina el magret de pato por ambos lados. La idea es que la carne debe quedar poco cocida y con la grasa crujiente.

La guarnición recomendada es con algo dulce como un chutney, que es una variedad de especias dulces y picantes. También un puré de papa es aconsejable para disfrutar el suculento plato. Realmente es una es una de las comidas más consumidas de Francia.

10. Ancas de Rana

Un exquisito plato típico de Francia son las ancas de ranas

Las ancas de ranas o cuisses de grenouille es uno de los platos típicos de Francia. Pese a que es una receta exótica en otras partes del mundo, en territorio francés se trata de una preparación tradicional característica del sureste del país. Su sabor es parecido al del pollo pero más suave. Esta comida está entre los platillos de navidad en Francia y podrás comerlo con papas y con la tradicional ratatouille.

La preparación del plato comienza cortando las ancas. Luego de cortarlas con tijeras, debes ponerlas a remojar en leche para quitarle el sabor natural. Paralelamente, prepara la mantequilla blanca sin sal a fuego medio con puerro picado y ajo, añadiendo un poco de vino blanco seco, jugo de limón y pimienta.

Después de haber secado las ancas, las deberás pasar por harina y freírlas en un sartén tapado con la mantequilla blanca por 10 minutos, volteándolas cada cinco minutos. Para condimentar se utilizan hierbas provenzales (romero y perejil), las cuales, picadas finamente, se fríen en la mantequilla blanca sobrante para luego verterlas sobre las ancas fritas.


¿10 no son suficientes?
Pues sigue leyendo para que descubras más platillos increíbles de Francia


11. Confit de Pato

Disfruta del confit de pato, un muslo de pavo precocinado y sazonado

El confit de pato está entre los platillos para festividades en Francia y consiste en una pierna y muslo de pavo ya sazonado y precocinado en su grasa para su conservación. Esta receta procede de la región de Gascuña y la versión más conocida es la que se hace a la naranja.

Para su elaboración, lo primero que harás es quitarles el exceso de grasa a las presas. Luego, se preparan las patatas, en forma de bolitas preferiblemente, y se echan en agua hirviendo. Para la salsa se utiliza un buen zumo de naranja que se pone a calentar con algo de azúcar hasta que hierva, que es cuando se le añade caldo de pollo.

Posteriormente, se fríe en aceite el confit de pato con las patatas, y se hornea por 15 minutos junto con la salsa de naranja en otra sartén. Si no te gusta el sabor de la salsa de naranja, puedes utilizar cualquier otra fruta típica de tu agrado, incluso podrás usar compota de pera. Las patatas pueden ser salteadas en margarina, sal y pimienta. Adicionalmente, puedes añadirle algo de queso que le da un toque especial.

12. Patatas Gratinadas

Las patatas gratinadas, una manera única de comer

Llamado en francés gratin dauphinois, este es uno de los platillos tradicionales de Francia, especialmente en la región de Dauphiné, una provincia del suroeste. Su origen es noble, pues su primera mención fue en 1788 durante una cena ofrecida por un Duque.

Para preparar este platillo corta en rodajas no muy finas las patatas previamente peladas, para luego colocarlas en un recipiente o fuente para gratinar. Previo a esto, la superficie interna de la fuente se restriega con ajo y luego se unta con margarina. Se añade a las papas sal y pimienta con una pizca de nuez moscada, además de queso rallado. Por último, se vierte nata y se introduce al horno por una hora.

Como todo plato gratinado, deberás servirlo lo más pronto posible al sacarse del horno. Puede comerse como plato único vegetariano o para acompañar platos de carne o pescado. Este plato de excelente sabor está entre los platillos populares en Francia, y podrás degustarlo en cualquier época del año ya sea en tu hogar o en un restaurante.

13. Ensalada Nizarda

La ensalada nizarda es la ensalada emblemática de Francia

La ensalada nizarda proviene de la Costa Azul de Francia y debe su nombre a la ciudad de Niza, lugar donde se concibió originalmente. En francés se le conoce como salade niçoise y consiste en una ensalada con verduras frescas crudas, atún y anchoa, así como huevos cocidos o duros. También puede incluir pepino, apio en rama, alcachofa y hasta queso.

Para hacer la vinagreta, mezcla vinagre, aceite de oliva y sal. Igualmente, añade pimienta y romero. En un plato se colocan en forma circular las hojas de lechuga, sobre las que se desmenuza el atún. Al mismo tiempo, se distribuye la cebolla y pimiento, ambos cortados en tiras, para luego colocarles las aceitunas y los huevos cocidos y cortados alrededor e intercalados con los tomates.

Sin duda, la ensalada nizarda es uno de los platillos emblemáticos de Francia y puede ser degustado hasta en una salida de picnic. De igual forma, se consume como plato único en cualquier momento, y si quieres, puedes adaptarlo al gusto latinoamericano añadiéndole aguacate. Muchos franceses utilizan el quiche lorraine como complemento del plato.

14. Crepas

Las crepas, la panqueca francesa para el mundo

Las famosas crepas o crêpes constituyen uno de los platillos originarios de Francia más conocidos. Son oriundas de la región de Bretaña, al oeste del suelo francés. Sobre su origen se cuenta que surgieron durante una Semana Santa en Europa, cuando se prohibían algunos alimentos. Por esa razón, la gente comenzó a mezclar el trigo con líquidos y hacer pequeñas tortas dulces o saladas de diversos ingredientes.

Con respecto a su elaboración, hay diferentes tipos de crepas. Por un lado, existe la crepa salada, cuya harina es del tipo sarraceno. Por otro lado está la dulce, cuya harina es del tipo candeal. Para su elaboración, bate en un tazón la harina, huevos, azúcar y aceite de maíz. Luego, deberás añadirle sal y leche. La mezcla resultante se mete a la nevera por dos horas, para después freírla en un sartén antiadherente aceitado.

La crepa tiene varias maneras de presentación: enrollada, en tortilla o doblada en triángulo. Además, el relleno de chocolate es uno de los más populares y que seguramente te encantará. Suele comerse en cualquier época y realmente es uno de los platillos típicos de Francia más fáciles de hacer.

15. Buey a la Borgoña

El buey a la borgoñona es el mejor estofado de Francia

El buey a la borgoñona es uno de los platillos clásicos de Francia, típico de la región centroeste del país. Consiste en un estofado de buey cocinado en vino tinto y con mucho aderezo que le da mucho sabor y olor, ideal para el invierno. No en vano este plato es una joya de la gastronomía francesa.

Para empezar la preparación, se buscan zanahorias, cebollas, y champiñones, los cuales deben estar bien lavados. También lleva naranja, a la cual se le saca la piel o cáscara. Todos esos insumos se colocan en una olla, se cocinan y se retiran. Luego, se le echa una botella completa de licor de uva rojo para después introducir los trozos de carne, el tocino, la piel de naranja en tiras y el tomillo.

Si quieres mejores resultados, deja la olla tapada calentando a fuego mediano por hora y media. Después, incluye las papas para cocinarlas por otra hora y media y por último, se añaden los champiñones los últimos 15 minutos, dando un tiempo total del guisado de unas tres horas aproximadamente.

16. Macarons (Macarrones)

Los colores más dulces del mundo los tienen los macarons

En la exquisita pastelería francesa, los macarons son pequeñas galletas dulces de forma circular, formada por dos galletas con un relleno en el medio. El origen de este postre se remonta al siglo XVI, pero en ese entonces era una sola galleta y sin relleno. Hoy en día son considerados postres famosos en Francia.

Para hacer los macarons, bate almendra molida, azúcar glas, claras de huevos y sal. Posteriormente, podrás echarle el colorante deseado. Luego, con una manga pastelera se exprime y se van formando los cuerpos de galleta que se hornean en una bandeja. Al final del proceso, se hace el relleno para formar las “hamburguesitas” de galletas.

Lo más llamativo de los macarons es la variedad de colores y sabores en los que pueden ser presentados. Por eso es que es uno de los postres populares en Francia. Además, tienen cierto parecido con los alfajores argentinos. Con respecto a cuándo comerlos, estas delicias son ideales para que las disfrutes en una reunión formal e informal realizada en cualquier día del año.

17. Quiche Lorraine

El quiche lorraine es una tarta multisabor adaptada a su gusto

El quiche lorraine es uno de los platillos importantes de Francia, el cual consiste en una tarta salada horneada y rellena de tocino principalmente. Es ideal para el hogar o para compartir con amigos en cualquier temporada del año. A la hora de prepara esta receta ten en cuenta que la masa para tarta puede comprarse hecha o se puede elaborar.

Asumiendo que hayas comprado la masa, comienza engrasando con mantequilla el recipiente para la tarta. Después, distribuye el tocino en el fondo para luego verter la mezcla de huevos batidos con sal, nuez moscada y leche. Encima se coloca el queso mozzarella. Hecho esto, ya todo está listo para hornear la tarta durante 40 minutos.

Los ingredientes para la masa para tarta, si la quieres hacer, son: harina de trigo, huevos, mantequilla y sal. Es importante perforar con un tenedor todo el fondo de la tarta antes de rellenarla. Cambiando el relleno, el plato puede adaptarse a cualquier gusto, incluso hasta el vegetariano y es otra de las comidas fáciles de hacer de Francia.

18. Chambord

El Chambord se usa como base para otras bebidas

Una de las bebidas famosas de Francia es el Chambord, un licor elaborado a base a frutas como frambuesas rojas, grosellas negras y miel, siendo el cognac su fundamento alcohólico. Se cree que nació en el Valle del Loira y se considera muy costoso. Por su origen noble de la época del rey Luis XIV y su preparación en un castillo, no es de fácil adquisición.

Esta bebida destaca por sabor dulce y su consistencia viscosa. Además, el Chambord es usado como base para otras bebidas. Por ejemplo, si lo combinas con tequila o ron, se intensifica su sabor especial. Por el contrario, si decides mezclarlo con vodka o champaña, se resalta su carácter frutal. Los mejores cocteles hechos con el Chambord son: French Manhattan, Chambord Daiquiri, Chambord Real Spritzr, entre otros.

Igualmente, se trata de una preparación ideal para cocinar en platillos o postres porque les da un sabor bastante característico. El color del Chambord es de tono rojizo púrpura y generalmente es presentado en una botella esférica finamente decorada en color dorado.

19.Éclair

El dulce gourmet de Francia es el éclair

El ecláir es considerado uno de los postres gourmet de Francia, y su origen se remonta al siglo XIX. Se trata de un dulce alargado de masa ligera, cubierto generalmente de chocolate y relleno de crema pastelera o de chocolate. Este dulce es conocido en España como pepito o petisú.

Para la elaboración, primero está la pasta choux a base de nata, mantequilla sin sal, azúcar y harina. Todo esto va mezclado y calentado en una olla, y una vez batido con los huevos, se pasa al horno. Segundo está la crema pastelera hecha con leche, azúcar y huevos. También se le añade vainilla y maicena. Por último, la ganache o cubierta de chocolate que se hace batiendo nata caliente y chocolate.

Actualmente podrás consiguirlos de diversos sabores y cubiertas exteriores, hasta con un punto de licor en el relleno que les da otros aspectos aún más llamativos. Por eso es uno de los postres más ricos de Francia. Con relación al momento del año en el que podrás consumirlo, el éclair no tiene un día en específico.

20. Pastis

El pastis es un licor digestivo para el invierno

El pastis es una de las bebidas emblemáticas de Francia elaborada a base de anís. Se consume mayormente en la zona de Marsella, al sureste del país. Consiste en un licor muy digestivo, aunque debe tomarse con moderación por su alto contenido alcohólico. Además, se suele beber como aperitivo, por lo general en invierno, para abrir el apetito en una comida de restaurante o familiar.

El pastis se obtiene por medio de la destilación a base de alcohol etílico, macerado en diversas hierbas como la manzanilla y el hinojo. Como aperitivo es recomendable que le añadas un cubo de hielo y un poco de agua para disminuir el contenido de alcohol. Otra forma de utilizar el pastis es mezclarlo con otros jarabes, tales como la granadina o el jarabe de menta.

Igualmente, esta bebida es utilizada para la elaboración de otros cócteles conocidos. Como dato curioso debes saber que el pastis viene comercializado bajo diferentes marcas. También está entre las bebidas comunes en Francia y es muy consumida tanto por turistas como por locales.

21. Crème de Cassis (Crema de Cassis)

La crème de cassis, el dulce licor color rojo de Borgoña

Originado en Borgoña, el crème de cassis es un dulce licor rojo oscuro elaborado con grosellas negras. Aparte de las grosellas negras, solo necesitarás vodka u otro aguardiente similar, así como azúcar y otros ingredientes adicionales para preparar este licor.

Para empezar la preparación de esta bebida tradicional de Francia, las grosellas negras se introducen en un frasco de vidrio. Posteriormente se llena todo el frasco con vodka y se guarda en un lugar seco y oscuro. Tres meses después se machacan las grosellas y se filtran. Luego, en una olla se vierte el vodka que estaba en el frasco junto con el jugo extraído y azúcar. Finalmente, se calienta la mezcla hasta alcanzar la ebullición.

En Francia, la crème de cassis se consume principalmente en la época de Navidad y nunca se toma solo. Al contrario, se acostumbra tomarla mezclada en cócteles con otras bebidas, tales como vino blanco o rojo. Los dos famosos cocteles con los que más se bebe son el kir con vino blanco y el kir royale con vino rojo.

22. Cannelés

Si buscas una delicia de postre, no podrás perderte los cannelés

Considerados unas joyas de la pastelería francesa, los cannelés son uno de los principales postres de Francia. Consisten en pequeños bizcochos de forma cilíndrica que son acaramelados y esponjosos. Esta delicia nació en la ciudad de Burdeos, al suroeste del territorio francés.

Para su preparación, primeramente deberás hervir en una estufa la leche, la vainilla y la mantequilla. Paralelamente, revuelve en otro recipiente la harina, el azúcar y los huevos con una pizca de sal. Al formarse una pasta añade la leche hervida hasta formar un líquido. Después, dejala enfriar y añade algo de ron. Luego el recipiente se mete a la nevera por un tiempo aproximado de una hora.

Los moldes previamente engrasados se llenan hasta la mitad con el líquido y se meten al horno a dos temperaturas y tiempos diferentes. Cuando los cannelés están listos, su interior debe ser gomoso y suave. Por otra parte, hay tres tamaños de presentación dependiendo de la altura y el peso. Además, los cannelés son ideales para los desayunos y las meriendas durante todo el año.

23. El Kir Royal

El kir royal es una bebida fácil y popular

El kir royal es uno de los cocteles más fáciles de hacer y una de las bebidas populares en Francia. Consiste en un licor dulce de color rojo oscuro elaborado con grosellas negras. Prácticamente es la versión espumante del crème de cassis.

Su preparación es de lo más sencilla. En una copa larga se vierte una pequeña cantidad de crème de cassis, luego se termina de llenar con champagne o vino de Borgoña blanco seco. Lo anterior tiene que hacerse muy despacio por la reacción efervescente de los dos líquidos en contacto, esperando que la espuma baje para seguir llenando la copa. Al llenarse esta última, ya puede ser degustada la bebida.

Algunos mixólogos o bartenders le añaden una fresa para que flote y así hacer más atractiva la bebida. El kir royal es utilizado muchas veces en encuentros románticos para impresionar a la pareja, y es considerada una de las bebidas de Francia para tomar cuando lo desees. Como dato curioso debes saber que en algunos sitios refinados escriben kir royale para hacerlo más francés.

24. Vin Brulé (Vino Brulé)

Una bebida ideal para toda la familia será el vin brulé

El vin brulé es una bebida no alcohólica de Francia para la época de invierno y se toma básicamente para entrar en calor. Está hecha a base de vino tinto con diferentes especias como canela en rama, clavos de olor y nuez moscada. También lleva cáscaras de naranja, limón y azúcar. Esta bebida caliente es originaria de la región suroeste de Francia.

El procedimiento para su elaboración es sencillo. Primero, pon a calentar en una olla el contenido de una botella de vino tinto con todos los ingredientes a fuego medio. Luego, cuando llegue a ebullición, prende con un encendedor el gas evaporado del alcohol hasta que se consuma completamente. Una vez hecho esto, tendrás que dejar enfriar un poco, y después colarla y servirla con un cucharón.

Asimismo, esta preparación puede incluir anís estrellado y un toque de pimienta molida. Como no contiene alcohol, hasta los niños pueden beber esta delicia y aún los abstemios. Por otra parte, esta receta tiene propiedades terapéuticas, especialmente para los resfriados. Es por eso que el vin brulé es una de las bebidas favoritas de Francia.

25. Benedictino

El benedictino, el ingenio de los monjes

El benedictino es una de las bebidas clásicas de Francia, y de las más antiguas. De hecho, fue inventada en 1510 por un monje benedictino llamado Bernardo Vincell, en una abadía ubicada en Normandía, al noreste de Francia. Se trata de una bebida de alto contenido de alcohol y su elaboración es a base de la combinación de muchas hierbas y varias destilaciones.

El proceso de fabricación es todo un secreto comercial del fabricante, que hasta el día de hoy no ha sido descifrada. Es tanto el afán de descubrirlo que en la misma fábrica existe un salón de las falsificaciones con todos los intentos de imitación del licor. Esto es lo que ha hecho imposible imitar el peculiar sabor del benedictino.

Lo que se puede decir es que en la elaboración del benedictino se utilizan cognac y brandy como base, y casi una treintena de hierbas de diversas regiones, tales como azafrán, canela, hisopo, entre otros. Podrás tomarlo en un vaso de trago corto con un cubito de hielo. Realmente se puede decir que es una de las bebidas importantes de Francia que tendrás la oportunidad de probar en cualquier ocasión.

Francia: Sabores imperdibles

Las comidas típicas de Francia destacan por su especial sabor

Como se sabe, la gastronomía francesa es única y especial. A lo largo de toda su geografía, Francia ofrece para todos los gustos sus mejores platos, postres y bebidas que el ser humano puede soñar en degustar. Por eso, el turismo en Francia es tan sobresaliente en todo el mundo.

Podrás probar una deliciosa sopa de cebolla y las papas gratinadas, las cuales son sencillos platos aperitivos. El amante de las carnes rojas se deleitará con el variado cassoulet o el buey a la borgoñona. Y qué dirás de los postres y bebidas en tu viaje a Francia. No hay palabras para describir los dulces cannelés o los vistosos macarons de múltiples colores que son el deleite de chicos y grandes.

Sin duda, de los atractivos de este país europeo, la cultura y gastronomía de Francia el son unos de los más llamativos para el turista, pues son considerado como unas de las mejores del mundo. Sobre todo su arte culinario se caracteriza por su gran diversidad y calidad de platos, y es algo que no puedes dejar de probar en tu próximo viaje.

Créditos fotográficos

COMIDAS TÍPICAS DE OTROS PAÍSES:

España Francia ● Portugal ● Alemania Bélgica Finlandia ● Grecia Inglaterra Islandia ● Malta ● Noruega Suiza ● Italia ● Rusia ● Irlanda ● Turquía ● Croacia ● Suecia ● Austria ● Holanda ● Bulgaria ● Dinamarca ● Hungría Europa ● México ● ​China ● Africa

DESCUBRE TAMBIÉN LAS COMIDAS TÍPICAS DE ESTOS OTROS PAÍSES:

EspañaPaella y cocido madrileño

Francia: Aligot y quenelle

Portugal: Bacalao en salazón y lechón

Alemania: Thüringer Klöße y albóndigas de pasta

Bélgica: Moules-frites y carbonara flamenca

Finlandia: Perunat y pan de centeno

Grecia: Tzatziki y musakas

Inglaterra: Bangers and mash y scones

Islandia: Bacalao y cordero islandés con verduras

Malta: Pastizzi y gbejniet

NoruegaSopa de carne de reno y rakfish

Suiza: Fondue de queso y Raclette

Italia: Lasagna y pizza

Rusia: Shashlyk, pelmeni y borsh

Irlanda: Boxty y cuddle

Holanda: Rijsttafel y bitterballen

Turquía: Döner kebab y yogur

Croacia: Queso de pag y bakalar

Suecia: Köttbullar y kroppkaka

Austria: Viennese apfelstrudel y escalope vienés

Bulgaria: Yogur, tarator y shopska salad

Dinamarca: Smørrebrød y gravad laks

Hungría: Gulash y pörkölt

Comidas Típicas de Europa

Comidas Típicas de México

Comidas Típicas de China

Comidas Típicas de Africa


>