El Top 10 de las Mejores Comidas Típicas de Bélgica para probar este 2020

Las comidas típicas de Bélgica tienen influencia de la cocina francesa

La cocina belga está influenciada por la gastronomía de Francia y Países Bajos, pues se utilizan muchas de las técnicas desarrolladas por los franceses en la mayoría de los platillos. Además, los belgas comen en grandes porciones y también disfrutan de deliciosas bebidas junto a sus platos.

Al momento de preparar los platillos se utilizan productos regionales y/o típicos de la temporada, por eso podrás notar las diferencias de sabores en cada región a la que vayas. Aquí encontrarás información sobre la gastronomía de Bélgica y notarás que no solo es comida chatarra, es una mezcla exquisita de diferentes estilos internacionales.

Uno de los ingredientes principales de la gastronomía belga son las patatas; se consumen fritas, en puré y en infinitas variantes. Incluso los belgas afirman ser los creadores de las patatas fritas y en este país se utilizan como acompañante para todo tipo de platillos.

Así pues, la gastronomía es uno de los factores más importantes al momento de elegir un destino turístico. Por ello, verás a continuación una lista con los platos famosos de Bélgica que deberás probar en tu viaje y en el que se encuentran platos principales, postres y bebidas más conocidos de Bélgica.

A continuación verás las mejores preparaciones que debes tomar en cuenta en tu viaje a Bélgica.

En este artículo veremos

    1. Quesos

    Los quesos van después del plato principal

    Si algo particular tiene la gastronomía de Bélgica es la variedad de quesos que se consume en el país. Y es que en todo el territorio nacional se producen más de 80 tipos de quesos para cualquier gusto o evento. Es un aperitivo que no puedes dejar de probar en tu viaje a Bélgica.

    En Bélgica los quesos se toman como un postre, y se consumen mayormente después el platillo principal. Esa es la razón fundamental de que en este país se produzca tal cantidad de este lácteo. De ellos puedes encontrar una amplia gama, pero el Vieux Hollande o el Brique de Flandes son de los mejores.

    Otros que también son bastante populares en los postres, aunque no superen a los de arriba son los Wijnendale, Maredsous, y Beauvoorde. Se caracterizan por su estilo y sabor gracias a sus cortezas lavadas y excelentes cervezas junto a una gran variedad de técnica de maduración.

    Actualmente, en Bélgica se producen más de 80 variedades de quesos que se disfrutan a lo largo de todo el país. Por ello, durante tus próximas vacaciones no dejes de probar diversas comidas y bebidas de Bélgica como este delicioso producto nacional.

    2. Moules frites (mejillones con patatas fritas)

    Los moules frites siempre se acompañan con patatas fritas

    En Bélgica hay comida para todos los gustos, incluso para los amantes de los mariscos. Sí, unos de los platillos típicos del país son los moules frites, es decir, mejillones con patatas fritas; una delicia que no puedes dejar pasar.

    Este es uno de los platos nacionales de Bélgica que se acompaña con patatas fritas. Generalmente, en los restaurantes sirven un kilo y medio de mejillones por persona. Por esta razón, es recomendable que vayas teniendo mucho apetito. No obstante, si deseas saber cómo preparar mejillones a la belga por ti mismo, el proceso es muy simple: son los mejillones cocidos al vapor con apio, cebolla, zanahoria y pimienta.

    Para este platillo se tiene por tradición servirlo en el mismo recipiente donde se realizó la cocción, con una típica cerveza belga bien fría. El secreto de su exquisitez está en el aderezo, pues a veces puede ser con vino blanco, provenzal o margarina de ajo.

    A pesar de ser un platillo simple, es uno de los favoritos en Bélgica e incluso se consume en Francia. Por ello no puedes dejar pasar la oportunidad de probar este plato que forma parte de la historia de la gastronomía belga.

    3. Carbonade flamande (guiso de ternera belga)

    El carbonade flamande lleva cerveza en el guiso y en el acompañamiento

    La costumbre por la carne estará arraigada en cualquier parte a donde vayas y Bélgica no podía ser la excepción. Un delicioso platillo típico del país es el carbonade flamande, un guiso de ternera que tienes que probar obligatoriamente si quieres degustar lo mejor de Bélgica.

    Para la preparación de esta receta se pone la ternera a la brasa y se adereza con hierbas aromáticas como el laurel o el tomillo, así como cebolla, azúcar y vinagre. Una de las particularidades de esta receta es que en lugar de prepararlo con vino, como en algunos países, allí utilizan su típica cerveza belga.

    El gusto de este plato será completamente innovador, y no podrás conseguir algo remotamente parecido a menos que lo vuelvas a comer en este país. Además, cuando lo sirven se acompaña con papas fritas o pan francés y lo que por supuesto no puede faltar: más cerveza.

    La deliciosa salsa espesa del carbonade flamande es oscura gracias a la cerveza negra que se le añade. Además, es común encontrar restaurantes en la ciudad de Brujas que preparan este plato fuerte de Bélgica en cualquier época del año.

    4. Costillas de cerdo

    Las costillas de cerdo se doran por todas sus partes

    Si preguntas cuál es la gastronomía de Bélgica, muchos te hablaran sobre las famosas costillas de cerdo. Este es uno de los platos preferidos por todos los lugareños y turistas. Su sabor, su olor y además el hábito de comer cerdo hacen que sea muy fácil pedir algo a lo que ya se está acostumbrado.

    Estas costillas se cocinan hasta quedar muy crujientes, acompañadas con una ensalada y patatas fritas o al horno. Es una receta que, a pesar de no parecer muy belga, no cabe duda de que es uno de los platos más típicos que tienen en el país.

    Para la preparación debes freír las costillas en aceite caliente hasta que se doren perfectamente por todos lados. Seguidamente, añádeles zanahorias y coles de Bruselas. A continuación, deja cocer a fuego lento por unos 45 minutos, cuando estén listas sírvelas inmediatamente para conservar la frescura.

    A pesar de ser un platillo consumido a nivel mundial, en Bélgica se les otorga un toque especial a las costillas de cerdo. La idea es lograr ese sabor único que caracteriza a la cocina tradicional belga.

    5. Frietjes (patatas fritas belgas)

    Las frietjes son patatas fritas típicas de Bélgica

    Las patatas fritas son uno de los platos tradicionales de Bélgica. En la mayor parte del país se fríen con grasa de buey, pero no importa si es con aceite, pues el secreto se conserva en la fritura. Se fríen dos veces, en la primera a fuego lento hasta que tome color y en la segunda hasta que se doren, por lo que quedan suaves por dentro y crujientes por fuera.

    Esta deliciosa comida se consigue sobre todo en puestos callejeros expertos en frituras. Puedes comerlas completamente solas, aunque también puedes combinarlas como ocurre con las mitrillete: un snack de patatas, salchichas y salsa. Es un manjar digno de ver.

    Las patatas fritas en Bélgica se sumergen en mayonesa, no en kétchup, y aunque suene extraño tendrás que probarlas antes de juzgar. Una curiosidad sobre este platillo es que los belgas aseguran que las patatas fritas son una invención suya. Incluso, en la ciudad de Brujas se encuentra el museo de la patata frita, para reivindicar el descubrimiento de los belgas luego de la llegada de las patatas de América a Europa.

    6. Waterzooi

    El waterzooi es un hervido de pollo o pescado

    El waterzooi es considerado el plato más típico de Bélgica. Aunque su nombre, que significa “hervido”, proviene de la ciudad de Gante, es preparado a lo largo de todo el territorio nacional. Se sirve mayormente caliente y puede ser de pollo o pescado.

    Este platillo consiste en una sopa muy cremosa de pollo o pez con zanahoria, puerro, papas, huevos, nata y hierbas aromáticas. Es muy sabrosa, sobre todo si la degustas con pan. Muchos mojan el pan y hay otros que lo cortan en trozos y lo echan en la sopa, pero con cualquiera de las dos formas que elijas lo vas a disfrutar igualmente.

    Originalmente este plato se hacía con pescado, no importaba si era de agua dulce o salado y se conocía como viszooitje. Pero más tarde se fue cambiando el pez por el pollo, hasta que este último tomó el lugar del pez y se convirtió en el waterzooi que se conoce actualmente. Este platillo de origen flamenco se consume principalmente en la ciudades al norte de Bélgica y es uno de los estofados más característicos del país.

    7. Filet americain(carne picada cruda)

    El filet americain se destaca por ser elaborado con carne cruda

    Este platillo no es muy popular entre los turistas debido a que se elabora con carne cruda. No obstante, Bélgica ofrece una amplia gastronomía que involucra a todos los paladares. El filet americain se asemeja mucho al filete tártaro pero a diferencia de él, este se elabora con carne molida finamente y se mezcla con diversas especias e ingredientes. Además, es considerada una de las mejores comidas de Bélgica.

    El filet americain es carne cruda de vacuno molida muy fina que se sazona con cebolla y yema de huevo. Además, lleva salsa de tabasco, kétchup y mostaza, a lo cual se le añade perejil y alcaparras acompañados de sal, pimienta y aceite que realzan el gusto de la carne. Por lo tanto, cuando no sepas qué hacer en Bélgica, no puedes dejar de probar este delicioso manjar que te encantará.

    Para comerlo puedes hacerlo de dos formas: con pan francés, tostadas o como plato principal acompañado de patatas fritas. Si eliges este platillo en un restaurante, puedes pedir que lo preparen en tu mesa con lo que, además de poder escoger los ingredientes a tu gusto, también aprenderás a prepararlo al estilo belga. Los belgas suelen consumir el filete americain dentro de un pan como si fuese un sándwich.

    8. Stoemp (puré de patatas con verduras)

    El stoemp es un puré de patatas típico de Bélgica

    El stoemp es un plato originario del norte de Bélgica, específicamente en Flandes. Se trata de un puré de patatas con verduras que hará tu boca agua. Aunque existen muchas variaciones de este puré en todo el mundo, los belgas tienen una manera de cocinar las patatas con la que nadie puede competir.

    Las verduras con las que se acompaña el puré son apio, zanahoria y coles, además de puerros y espinacas. Adicionalmente, se aromatiza con tomillo o laurel y en algunos restaurantes también se acompaña con crema o leche. La receta del stoemp data del siglo XIX y aún conserva su receta original, por eso forma parte de la cultura y la gastronomía de Bélgica.

    Su acompañamiento podrá variar dependiendo de la región en la que te encuentres. Por ello, puedes encontrar en el stoemp otros ingredientes como tocino o salchichas, así como pescado, huevo frito e incluso pulpa de caballo.

    Tradicionalmente se sirve junto a morcillas, tocino, huevos y carnes que pueden ser cerdo, res e incluso caballo. Pero como sea que lo combinen, el puré de patatas seguirá siendo lo mejor del platillo.

    9. Lenguado meunière

    El lenguado meunière tiene lo mejor de Francia y Bélgica

    El pescado es otro de los ingredientes que sigue muy enraizado en la cocina belga. Muchas de las recetas del país lo tienen como base principal, como es el caso del lenguado meunierè. Este es un platillo muy popular y que se consume incluso en Francia, teniendo en cuenta que ambas cocinan se han fusionado a lo largo del tiempo, ya que la técnica de cocinar a la meunierè proviene de la cocina francesa.

    Este plato tradicional de Bélgica se prepara bañando el lenguado en harina sazonada, para luego sumergirlo en un poco de mantequilla. Luego, deberás añadir jugo de limón y un poco de perejil para preparar una salsa de margarina marrón. Al final, se sirve con patatas fritas, hervidas o en puré. Puede disfrutarse como aperitivo, durante almuerzos o cenas.

    El lenguado meunierè es un platillo apetecible y perfecto para un almuerzo luego de un día agitado. Así que no olvides pedir uno en cualquier restaurante del territorio nacional y no de dejes de ver y degustar lo mejor de la cocina francesa y belga en un solo plato.

    10. Garnaalkroketten (croquetas de gambas grises)

    Las garnaalkroketten se consiguen en cualquier parte del país

    Las gambas grises o camarones grises son crustáceos que se consiguen en el norte de la costa de Bélgica, pero también las pescan en las costas de Inglaterra, Holanda, Dinamarca y Alemania. No obstante, se exporta a todo el país, por eso no importará el lugar donde te encuentres, de igual manera vas a conseguir gambas dentro de los menús de los restaurantes.

    Estos animales son capturados por pescadores a caballo y esta técnica utilizada se incluye dentro del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la Unesco. Las gambas se preparan de diversas formas, ya sea como sopas, arroces, a la plancha, a la parrilla e igualmente la puedes encontrar en tomates rellenos de ensalada de gambas, como aperitivo con la típica cerveza belga. Y la más popular: en croquetas de gambas.

    Para la preparación de este plato tradicional de Bélgica se cuecen las gambas en agua con sal y se le añade harina hasta que quede una pasta. Se sazona con pimienta, nuez moscada y zumo de limón. Luego de dar forma a las croquetas, se pasan por clara de huevo y se rebozan con pan rallado para freírlas en aceite.


    ¿10 no son suficientes?
    Pues sigue leyendo para que descubras más platillos increíbles de Bélgica


    11. Chicons au gratin (achicoria gratinada)

    La achicoria gratinada es un plato único belga

    La endivia o chicons como se le conoce en Bélgica es una variación de la achicoria que fue encontrada en ese país hacia 1830. La endivia gratinada es uno de los platos principales de Bélgica. Se elabora con endivias, jamón cocido y una salsa de queso, casi siempre roquefort.

    Se suele consumir como aperitivo, plato principal o junto a sopas y ensaladas. La preparación de este platillo es bastante sencilla: las endivias se cocinan por pocos minutos en agua y luego se envuelven en jamón cocido para finalmente ser gratinadas junto a una salsa bechamel y de queso.

    A pesar de ser un platillo sencillo, la endivia gratinada en uno de los platos más potentes de la gastronomía de Bélgica. Tradicionalmente se sirve con puré de patatas y también se acompaña con una cerveza belga y una baguette.

    Este platillo lo podrás disfrutar en ciudades como Bruselas, donde existen una infinidad de restaurantes que sirven este delicioso plato belga. Este es único en el mundo y le otorga un sabor distinto a las típicas endivias que suelen consumirse con vegetales.

    12. Paling in’t groen (anguilas en verde)

    El paling in’t groen se elabora con anguilas en salsa verde

    El paling in’t groen es un plato nacional de Bélgica y se traduce como “anguila en verde”. Y sí, eso es literalmente lo que es: anguilas en salsa verde. Dicho plato se prepara desde épocas remotas, cuando los pescadores preparaban las anguilas pescadas previamente con hierbas que conseguían en las orillas del río Escalda.

    Hoy día las anguilas en verde se preparan con una mezcla de hierbas como: alazán, perejil, menta, berro, albahaca, espinaca, tomillo y las más importantes: el perifollo y la acedera. Pero es importante que se añadan en el último momento de cocción para que la salsa conserve el color verde que caracteriza al plato.

    Por otra parte, las anguilas tienen la pulpa blanca y un gusto bastante pronunciado, pero muchos expertos aseguran que es la salsa lo que hace al plato tan famoso. Sea como fuere vas a disfrutar de dicho manjar que, como no podría ser de otra manera, se acompaña con patatas fritas o pan. Por eso, si quieres degustar este plato puedes visitar las ciudades de Brujas, Bruselas y Flandes.

    13. Frikadelen met krieken (albóndigas con cerezas)

    El frikadellen met krieken es un plato agridulce

    Si bien en la actualidad el Waterzooi que significa “hervido” se elabora con pollo, los lugareños de la ciudad de Gante aún lo preparan con pescado. Y es que esta receta es originaria de allá, por eso todavía mantienen la palabra “gentse” en el nombre del plato, para resaltar de donde proviene, pero puede considerarse la mejor comida de Bélgica.

    El Gentse Waterzooi es una sopa tipo estofado que se elabora con carpa, lucio, anguila y lubina. Además lleva hortalizas como la zanahoria, el apio, el puerro y la patata. Por otro lado se espesa con huevos, crema de leche y mantequilla, habitualmente se sirve con pan francés tostado.

    Para su elaboración, primero se cuecen los desechos del pez con pimienta y perejil. Luego de la ebullición se toma ese jugo y se le añade al caldo con las cabezas y pieles de los pescados que se condimentó previamente con cebolla y perejil. Al final sobre las hortalizas se coloca el pez y su caldo bien caliente.

    14. Croquetas de quisquillas

    Las croquetas de quisquillas son famosas en toda Bélgica

    Las quisquillas belgas son uno de los productos más populares del país, se parecen a los camarones comunes pero al ver más de cerca te percatas que son de color gris. En su mayoría se consumen en tomates crevettes o rellenos, y en las famosas croquetas de quisquillas.

    Las croquetas de quisquillas es una comida tradicional de Bélgica que se sirve como un entrante, siendo el más conocido y por tanto el más pedido a la hora de comer. Y es que es lo primero que tienes que probar al llegar a Bélgica, pues es una parte fundamental del menú de sus restaurantes.

    Para su elaboración, se cuecen las quisquillas sin cáscara, y con su pulpa se rellenan las croquetas de harina. Tradicionalmente se sirven con perejil frito en aceite y se acompañan con limón. El sabor de la pulpa suave de las quisquillas junto con el perejil y el limón tiene un gusto exquisito. Se pueden acompañar con salsa bechamel y son uno de los manjares favoritos de los turistas.

    15. Estofado flamenco

    El estofado flamenco es uno de los platos más conocidos en Flandes

    El estofado flamenco es parte del patrimonio gastronómico de Flandes desde la época medieval, y aún sigue siendo uno de los más populares. Claro que a lo largo de los años la receta ha sido modificada para cada gusto, pero el concepto original con la típica cerveza todavía se mantiene.

    Este estofado, que es uno de 10 platos típicos de Bélgica, podrás consumirlo mayormente en invierno, ya que se cocina sobre los fogones a fuego lento y el calor de estos te reconfortará el cuerpo. La preparación consiste en cocer la carne (cerdo, res o carnero) durante algunas horas, con abundante cebolla y cerveza negra.

    Según los expertos, el secreto del estofado radica en lo oscuro de las cervezas, por eso prefieren utilizar la típica cerveza belga trapense como Chimay o Westmalle. Para darle el gusto agridulce que a todos les encanta, a la salsa le podrás añadir mostaza, vinagre y azúcar moreno, mostaza.

    Existen diversas variaciones en las cuales se le añade hígado o riñones para obtener un sabor característico o incluso una rebanada de pan con mostaza. Todos estos ingredientes formaron parte de la cocina belga desde la Edad Media.

    16. Cerveza

    Las cervezas belgas tienen un vaso específico para cada una

    La cerveza típica belga es una cultura en sí misma, pues la variedad y el sabor de sus cervezas es algo que a los belgas les enorgullece muchísimo. Es más, se ha convertido en uno de los atractivos de Bélgica. Debido a esto existe una infinidad de bares donde sirven una gran variedad de cervezas embotelladas o de barril, que hasta tienen un vaso específico para servirse.

    La mejor es la cerveza artesanal, la cual es la primera en la lista de bebidas tradicionales de Bélgica. Allí existen más de 300 tipos y como aún no se han globalizado, algunas de ellas solo las podrás probar allí en el país. Por lo tanto debes probar al menos una y la podrás encontrar en cualquier bar de Bélgica o en las abadías donde se producen.

    Dejando fuera a las artesanales, Bélgica cuenta con otras más de 500 marcas entre las que se reconocen: Duvel, Maredsous, Vedett, entre otras. También existen las cervezas especiales que se caracterizan por sus aditivos (frutas, especias, plantas) y su fermentación, como la Lambic, elaborada con una mezcla de trigo y cebada.

    17. Vinos

    Los belgas no reparan en gastos si se trata de la calidad de los vinos

    Si bien Bélgica es más reconocida por su gastronomía y por sus cervezas belgas (mayormente por la artesanal), muy pocos saben que también es una tierra de vinos. Específicamente en la ciudad de Flandes es donde más arraigada tienen la pasión por esta bebida. Sin embargo, la producción de vino ocurre también en la ciudad de Valonia.

    En este país podrás encontrar vinos de muy buena calidad, tanto nacionales como importantes. Mayormente se destacan por producir vinos blancos, los cuales ocupan el 90 por ciento de su producción de esta bebida. Sin embargo, los que mayormente acostumbran a consumir los belgas son los vinos tintos. Por ello, se trata de una de las bebidas alcohólicas de Bélgica que conseguirás por doquier.

    Tanto es su gusto por el vino que no solo lo ingieren como bebida sino también lo utilizan para elaborar diversas recetas, como los populares mejillones al vino blanco. Cualquiera de las presentaciones en las que aparezca el vino, ya sea en bebidas o en comidas, igual vas a disfrutarlo.

    18. Chocolade (chocolates belgas)

    La forma más popular de degustar el chocolate es en bombones

    Seguramente habrás escuchado hablar sobre el chocolate de Bélgica, y es que goza de una reputación mundial debido a su calidad y sabor. En cualquier región que vayas a visitar, vas a poder encontrar el aroma del chocolate impregnando en el ambiente, pues se ha vuelto uno de los postres tradicionales de Bélgica.

    El chocolate belga, además de tener un alto contenido de cacao, se caracteriza por su estructura fina. Cuenta con manteca de cacao pura y los granos son cuidadosamente seleccionados. Un dato curioso es que en el pueblo de Wieze en Flandes podrás encontrar la fábrica de chocolate más grande del mundo.

    Una de las formas más populares del chocolate es en bombones. Hoy día existen casi 100 diferentes tipos de de ellos, que se dividen en categorías como: manons (bombones rellenos de una crema de vainilla, mantequilla y un pacán, envueltos en chocolate blanco), trufas, bombones con nata, con mazapán y con licor.

    Los belgas simplemente tomaron el chocolate y lo perfeccionaron a su gusto. El chocolate también se ha vuelto una de las bebidas típicas de Bélgica sin alcohol, por eso es común ofrecer chocolate con todo, tanto en el desayuno como después del té o del café.

    19. Speculaas (galletas)

    Las speculaas son las galletas tradicionales de Bélgica

    Uno de los postres más queridos en Bélgica son las speculaas, unas galletas que se consumen en su mayoría cuando llega el invierno en ciudades como Hasselt. Son muy populares y se comercializan en diversos cafés y restaurantes. Esto debido a su gran sabor y por el gusto que queda en las papilas gustativas incluso cuando dejas de comerlas.

    Las speculaas es uno de los postres representativos de Bélgica. Es una galleta fina y crujiente que se elabora mezclando margarina con azúcar moreno, levadura en polvo y harina. Además de las llamadas especias de speculoos que son: canela, nuez moscada y clavo, e incluso jengibre en polvo, cardamomo y pimienta blanca. Estas les darán su olor y sabor particular.

    Son ideales para acompañar tu café o un té durante las noches de invierno, y en algunas partes las rellenan con caramelo. Su popularidad ha aumentado tanto que incluso se creó una crema para untar, como la de caco o cacahuate, con sabor a speculaa que sabe fantástico si la untas en rebanadas de pan. Además, se suelen consumir como postre principalmente en la época de navidad.

    20. Rijsttaart (tarta de arroz)

    Las rijsttaart son unas deliciosas tartas de arroz típicas de Bélgica

    El arroz es una comida que suele verse en los platos principales de Bélgica, no obstante, también puedes encontrarlo en postres. Lo cierto es que muchos países hacen ricos postres y dulces con arroz, y los belgas no se quedan atrás. Además de platos fuertes, igualmente utilizan el arroz de variadas formas, como el caso de las tartas de arroz.

    Las tartas de arroz son un tipo de pastel que consume mucho en la región del Mosa y del Rin y es uno de los postres fáciles de Bélgica por su forma de preparación. Pero no te preocupes, aunque no estés en alguna de esas regiones, también podrás conseguirlas en cualquier panadería nacional sin importar la localidad en la que te encuentres.

    Las tartas de arroz se preparan en dos partes de forma separada: el fondo y el relleno, los cuales se unen al final. El fondo es una pasta de hojaldre y el relleno se prepara con arroz, azúcar y harina. Además, se le añade vainilla azucarada, leche y huevos. Al momento de servir, coloca nata o viruta de chocolate encima.

    21. Gofre de bruselas

    Los gofres o waffles son originarios de Bélgica

    Los waffles son uno de los platos más consumidos a nivel mundial. Este delicioso manjar se originó en la ciudad de Bélgica, donde se conocen con el nombre de gofres. Se consumen en toda Bélgica y en cada ciudad del país conseguirás algún café o restaurante que sirva este suculento plato.

    Lo que caracteriza a estos gofres es el tamaño, su forma rectangular y sus profundas muescas. Además es una especie de pastel bastante ligero y dulce, que se come caliente. Precisamente por eso cuando vayas a viajar a Bélgica no olvides degustar este fantástico postre que te endulzará el camino.

    Una de las ciudades donde encontrarás los mejores gofres es Bruselas, aunque también son bastante conocidos los gofres de Lieja y Siska, los cuales tienen ligeras variaciones en forma y tamaño.

    Entonces, si quieres saber cómo preparar waffle belga, necesitarás harina, levadura y azúcar moreno. También requerirás leche, agua y mantequilla, al igual que sal y clara de huevo batida a punto de nieve. Al final, se espolvorean con azúcar pulverizada, pero para lo más dulceros se puede elegir entre cremas, chocolate, jarabes y frutas. Podrás comerlo en el almuerzo, la merienda o como un tentempié.

    22. Lard balls (bolas de masa frita dulce)

    Las lard balls son un poste frito muy consumido en Bélgica

    No es un secreto que en Bélgica predominan las frituras por sobre todas las cosas, como el caso de las patatas fritas, que se consiguen como acompañante de cualquier plato o solas. Pero no solo consigues patatas fritas, también otros postres como lard balls, que son unas bolas fritas de masa dulce que se elaboran en todo el país.

    Estas bolas de masa no solo es una comida de navidad en Bélgica muy popular, también lo es en los Países Bajos. Entonces, si estás buscando recetas de postres típicos de Bélgica, debes saber que este es elaborado a base de masa dulce. Se fríe y normalmente se espolvorea con azúcar en polvo. Además, la forma de servirlos tradicionalmente es en conos de papel.

    Puedes consumirlo como aperitivo o postre y se puede acompañar con café, té o chocolate caliente. Cuando estés haciendo turismo en Bélgica no puedes irte de allí sin probar estas delicias. Habitualmente las encuentras por todo el territorio nacional. En los mercados feriales y en navidad son más abundantes, además de que las elaboran de diferentes formas para complacer a todos los paladares.

    23. Ginebra belga

    La ginebra belga tiene muchos sabores y texturas

    La ginebra es una de las bebidas naturales en Bélgica más populares. Incluso en la ciudad de Hasselt existe un museo dedicado solo a esta bebida, el cual debes visitar. Sin embargo, es en octubre cuando la ginebra toma su espacio en el consumo de bebidas en Bélgica, ya que se celebran fiestas nacionales en su honor. Además, la podrás encontrar en diversos bares y restaurantes del país.

    Lo cierto es que la ginebra tiene infinidades de sabores entre los que se encuentran la almendra, el chocolate y la frambuesa, pero también el melón y el limón. Asimismo, tiene texturas desde líquidas hasta cremosas. Muchos aseguran que rivaliza con la cerveza por el nombre de bebida nacional, pero nada más lejos de la realidad, pues existe una bebida llamada “submarino” que combina lo mejor de ambas.

    La ginebra belga es hecha a base de cebada malteada y cereales, y a menudo es aromatizada con el junípero y especias. En cuanto a las especias utilizadas, estas difieren de región en región. Sin embargo, en los últimos años las ginebras de frutas se hicieron cada vez más populares y la marca más conocida es Filliers.

    Bélgica: Sabores imperdibles

    La gastronomía belga está influenciada por toda Europa

    Bélgica atrae a muchos turistas gracias a su grandiosa gastronomía. Muchos platillos como las patatas fritas, mejillones y chocolate son bastante populares entre los locales y los turistas. Además, como has podido ver, la mayoría de la comida belga está influenciada por otros países europeos como Francia.

    Y es que la gastronomía belga consiste en una combinación increíble de sabores y técnicas francesas para lograr texturas y colores únicos en cada plato. Las comidas y costumbres de Bélgica cuentan la historia del país y te ayudarán a conocer mucho más acerca de su cultura. Incluso los destilados producidos en la nación europea son únicos, tanto en su elaboración como en los sabores y aromas que poseen.

    Cuando viajes a Bélgica podrás probar la gran variedad de cervezas que se producen y que solo se venden en el territorio nacional. También podrás disfrutar de los originales gofres en la ciudad de Bruselas o de cualquier aperitivo frito por lo que tanto se caracteriza el país. Y nunca faltarán patatas fritas como acompañantes, ya que son muy consumidas en todo el país y forman parte de diversos platos típicos.

    Créditos fotográficos

    En orden de aparición de las fotos:
    1.comidas tipicas de belgica 1: alokol.iq(Instagram)
    2.Quesos: emporio1816(Instagram)
    3.Moules frites (mejillones con patatas fritas): amelie_restauration(Instagram)
    4.Carbonade flamande (guiso de ternera belga): domplingsandmore(Instagram)
    5.Costillas de cerdo: Mercedes P(Flickr)
    6.Frietjes (patatas fritas belgas): safiatje83(Instagram)
    7.Waterzooi visitflanders: visitflanders(Flickr)
    8.Filet americain(carne picada cruda): fs999(Flickr)
    9.Stoemp (puré de patatas con verduras): visitflandres (Flickr)
    10.Lenguado meunière: Roger Ferrer Ibañez(Flickr)
    11.Garnaalkroketten (croquetas de gambas grises ): solegourmet(Instagram)
    12.Chicons au gratin (achicoria gratinada): Kimberly Valderman(Flickr)
    13.Paling in’t groen (anguilas en verde): I271828win(Instagram)
    14.Frikadelen met krieken (albóndigas con cerezas): marianeke1(Instagram)
    15.Croquetas de quisquillas:  vaqueiro_a(Instagram)
    16.Estofado flamenco: yailok (Instagram)
    17.Cerveza: Oscar Anton (Flickr)
    18.Vinos: elegantwines(Instagram)
    19.Chocolade (chocolates belgas): docemaison (Instagram)
    20.Speculaas (galletas): gwenndanis(Instagram)
    21.Rijsttaart (tarta de arroz): arrozsanjavier (Instagram)
    22.Gofre de bruselas: isabel cabezas(Flickr)
    23.Lard balls (bolas de masa frita dulce): kessytiger (Instagram)
    24.Ginebra belga: brandtenders.news(Instagram)
    25.comidas tipicas de belgica 2: les_delicius_food (Instagram)

    DESCUBRE LAS COMIDAS TÍPICAS DE OTROS PAÍSES

    España ● Italia ● Francia ● Portugal ● Alemania ● Austria ● Bélgica ● Bulgaria ● Croacia ● Dinamarca ● Finlandia ● Grecia ● Holanda ● Hungría ● Inglaterra ● Irlanda ● Islandia ● Malta ● Noruega ● Rusia ● Suecia ● Suiza ● Turquía ● Europa

    DESCUBRE TAMBIÉN LAS COMIDAS TÍPICAS DE ESTOS OTROS PAÍSES:

    España: Paella y cocido madrileño

    Italia: Lasagna y pizza

    Francia: Aligot y quenelle

    Portugal: Bacalao en salazón y lechón

    Alemania: Thüringer Klöße y albóndigas de pasta

    Austria: Viennese apfelstrudel y escalope vienés

    Bélgica: Moules-frites y carbonara flamenca

    Bulgaria: Yogur, tarator y shopska salad

    Croacia: Queso de pag y bakalar

    Dinamarca: Smørrebrød y gravad laks

    Finlandia: Perunat y pan de centeno

    Grecia: Tzatziki y musakas

    Holanda: Rijsttafel y bitterballen

    Hungría: Gulash y pörkölt

    Inglaterra: Bangers and mash y scones

    Irlanda: Boxty y cuddle

    Islandia: Bacalao y cordero islandés con verduras

    Malta: Pastizzi y gbejniet

    Noruega: Sopa de carne de reno y rakfish

    Rusia: Shashlyk, pelmeni y borsh

    Suecia: Köttbullar y kroppkaka

    Suiza: Fondue de queso y Raclette

    Turquía: Döner kebab y yogur

    Europa: Salami de samobor, potica y khorovats