Quito: Ciudad de patrimonio y volcanes

Llegada a Quito: De madrugada en una gasolinera

En cuanto oí la voz que me gritó: “¡Daniel!”, corrí hacia el carro con mis maletas en la mano y me monté. Estaba mi querido amigo desconocido de CouchSurfing con su esposa y otras dos personas adelante. Nos saludamos como si nos conociéramos de toda la vida y empecé a darles las gracias una y otra vez por haberme buscado a esa hora (2 am), mucho más cuando me enteré que ellos habían despertado a otros vecinos que eran taxistas, solamente para que los llevaran en el carro a recogerme en plena madrugada.

En el centro histórico de Quito

Esta bitácora de viaje corresponde al Capítulo 2 de
Sudamérica con 500 dólares

Capítulo anterior:
De Venezuela a Ecuador en un solo bus

Llegamos al apartamento y vi acurrucados en uno de los cuartos a sus dos hijitos: de 3 años y 8 meses. Me guió hasta el cuarto donde dormiría, me acosté y me quedé dormido de inmediato. El cansancio de 68 horas de viaje empezaba a salir!

Centro Histórico de Quito y Cerro El Panecillo

A la mañana siguiente me desperté a las 10 am y fui a buscarlos a su cuarto, los 4 aún estaban dormidos. Al asomarme por la ventana vi a los lejos el famoso volcán Cotopaxi, enorme, imponente y vestido con sus “nieves eternas” en la cima. Luego de un rato, el primero que se despertó fue el niñito y al verme empezó a saltar y decir: ¡un amiguito nuevo! ¡un amiguito nuevo! Yo pensaba que quizás se podía asustar al ver un extraño en su casa, pero no, todo lo contrario, ese niño no se me despegó en toda mi estadía en Quito. Y le agarré un cariño enorme.

Quito-Espejo de Agua

De ahí nos planificamos para salir los 5 rumbo al Centro Histórico de Quito, patrimonio mundial de la humanidad y parada obligada en esa ciudad. Agarramos unas busetas/combis normales hasta que nos montamos en el trolebús de Quito, alimentado por cables de energía eléctrica (Similares a los de la ciudad de San Francisco)

Quito-Centro historico con Panecillo al fondo

Llegamos al Centro Histórico y conocimos el palacio de gobierno, la catedral, recorrimos varias de sus calles y posteriormente decidimos tomar un taxi por 3 dólares hasta el Cerro El Panecillo. Una vez arriba visitamos a la Virgen de Panecillo, una escultura enorme de cuatro pisos de alto desde la cual se ve toda la ciudad de Quito. Estaba anocheciendo, así que fue todo un espectáculo observar la ciudad de Quito y todas sus luces desde esa montaña.

Quito-Vista de la ciudad desde Panecillo

En la Mitad del Mundo (literalmente)

Regresamos a la casa y caí rendido hasta el día siguiente, cuando me levanté nuevamente a las 10 de la mañana (Cansancio acumulado). Luego de desayunar y jugar con el niñito (me hizo que le pusiera videos de Pocoyó y Cerdita Pig en YouTube no se cuantas veces jeje) finalmente estaba listo para seguir conociendo Quito, esta vez rumbo a la Mitad del Mundo y el Planetario.

Para eso, tendría que atravesar la ciudad ya que el recorrido era largo. Mi amigo de Couchsurfing me dio uno de sus celulares de última generación con GPS para que me guiara. Debí admitirle que no sabía usar esa cosa, ya que no he tenido particular interés en comprarme un teléfono de última generación Android ni iPhone ni nada de esas cosas, principalmente motivado al miedo de que me atraquen para quitármelo.

Me dio una breve lección de cómo usarlo y listo, me fui solo rumbo al otro lado de la ciudad, ya que ellos ese día tenían otros compromisos que atender. Nuevamente fui hasta la estación del Trolebús desde donde agarré dos autobuses consecutivos hasta que finalmente llegué a la Mitad del Mundo.

Quito-Mitad del Mundo Jardines

Qué lugar tan bonito, y qué increíble cuando llegas al centro del parque y ves que efectivamente estás en la Mitad del Mundo: Latitud 0.0.0 El ambiente alrededor es muy tranquilo, con árboles de todos los colores (rosados, morados, amarillos) y todo conservado en perfecto estado.

Quito-Mitad del mundo con banderas

Para tomarme la “foto perfecta” fue muy cómico, ya que le pedí el favor a tres personas distintas: una pareja de chilenos, un grupo de coreanos y hasta a una niña peruana. Y al final obtuve la foto que quería.En el parque hay muchas otras cosas que hacer, como entrar al Planetario (No es muy grande pero es acogedor) o comprar artesanías o chocolate caliente en las múltiples tiendas artesanales que hay en los alrededores. Al salir vi un edificio impresionante que está cerca de allí a las afueras de Quito, era la nueva sede de Unasur.

Quito-Mitad del mundo Foto Panoramica 2

Perdido en los barrios de Quito

Finalmente desandé el camino y agarré los buses correctos de regreso hasta que al final cometí un error y agarré el bus que no era que me terminó metiendo en un barrio en medio de una montaña. Menos mal que de tantas perdidas que me había echado en viajes anteriores me lo tomé con calma, pregunté y agarré el autobús hasta un punto desde donde podría caminar al apartamento. Llegué corriendo a las 8 de la noche dispuesto a agarrar mis maletas y salir disparado al terminal de autobuses para agarrar el próximo bus a Guayaquil.Debía haber hecho esto a las 6 de la tarde, pero con la perdida que me eché ahora tenía el tiempo al cuello! Agarré un taxi, me despedí de mis amigos quiteños y me fui al Terminal Quitumbe a esperar el bus.

Siguiente capítulo:
De Quito a Lima: Peripecias del desierto peruano

¿Pensando en viajar a Quito? No te pierdas la
Guía de Quito: ¡Disfruta y ahorra!

1 Comment on “Quito: Ciudad de patrimonio y volcanes

Comentarios