La Paz: Alta y auténtica

De Copacabana a La Paz: El estrecho de Tiquina

El bus Copacabana-La Paz salió puntual a las 6 pm y en principio el viaje fue bastante tranquilo. Debíamos llegar a La Paz como a las 10.30 pm, y a eso de las 8 pm el bus se detuvo enfrente de una masa gigante de agua (que creo era un río u otra parte distinta del Lago Titicaca). Resulta ser que no existe puente para cruzar ese río, sino que tuvimos que montarnos en unas chalanas mientras veíamos como el autobús completo (pero sin pasajeros, porque parece que no aguantaría el peso) iba navegando al lado de nosotros.

La Paz (8)

Una vez más, Bolivia no dejaba de sorprenderme. Mi lado cuadrado iba volviéndose cada vez más flexible a medida que los cambios rependtinos iban ocurriendo. Finalmente llegamos al otro lado y tuvimos que esperar unos 15 minutos a que el autobus saliera del agua. En ese tiempo, el frío era insoportable y empecé a tiritar. Pretendí meterme en un pequeño restaurant, pero adentro estaba aún más frío que afuera. Empecé a descubrir que en Bolivia encontrar lugares con calefacción es prácticamente imposible.

Esta bitácora de viaje corresponde al Capítulo 10 de
Sudamérica con 500 dólares

Capítulo anterior:
Copacabana y la isla del sol: El azul más intenso que he visto

Otra anécdota que me impactó en esos cortos 20 minutos fue ver cómo una niñita de 2 años se orinó en plena calle, con la mamá al lado y posteriormente siguieron su camino. Los bolivianos son como son y punto (si hasta tienen su propio reloj que gira al revés como más adelante les contaré). Luego de esos 15 minutos de frío helado nos volvimos a montar en el autobús (que sí tenía calefacción o por lo menos no hacía tanto frío) y seguimos camino a La Paz.

Llegada a La Paz y encuentro con mi tía

Llegamos a las 10.40 pm y el autobús nos dejó en una calle cualquiera en El Alto. Lo bueno es que rápidamente pude conseguir un taxi que me llevara a casa de mi tía. Porque sí, da la casualidad de que una de mis tías estaba trabajando en Bolivia justo cuando viajé, así que aproveché para visitarla.

La Paz

Le dí al taxi la dirección y llegué al edificio a eso de las 11 pm. Mi tía estaba esperándome en la entrada y fue un momento muy emotivo cuando la abracé (tenía más de un año sin verla). Subimos al apartamento y las siguientes 3 horas fueron de cuentos e historias, contándole todos los sitios que había visitado, las anécdotas vividas y todos los demás viajeros que había conocido en el camino. También aproveché su teléfono para llamar a mis padres, con quienes no había podido hablar desde mi salida de Caracas, 2 semanas atrás. Finalmente a las 2 am me di un buen baño y me acosté en la cama más suave de todo el viaje.

La Paz (12)

El Alto: La realidad indígena de Bolivia

Para entender la realidad de Bolivia y el por qué tiene sus costumbres tan arraigadas es imposible dejar de mencionar a El Alto. Esta ciudad (que para algunos forma parte de La Paz) está poblada casi en su totalidad por indígenas aymaras, quienes mantienen sus propias costumbres y leyes al margen del sistema judicial del país.

La Paz (5)

En este sector los turistas no son muy bienvenidos y los casos de ajusticiamientos populares son bastante comunes. A todo aquel que roba o mata le cortan la mano o lo queman vivo. Y todo eso ocurre en medio de calles de asfalto y casas convencionales. En El Alto también se ubica el aeropuerto de La Paz, uno de los -valga la redundancia- más altos del mundo. (Aclaratoria: Cuando me refiero a indígenas, no estoy hablando del estereotipo de los indígenas de la selva, que tienen taparrabos y cazan con flechas. Por el contrario los indígenas bolivianos están completamente vestidos, usando mantas de colores y su tradicional sombrero. Las mujeres llevan a sus hijos guindando y amarrados por telas a sus cuerpos)

El centro de la paz y el reloj que gira al revés

A la mañana siguiente me desperté tarde, a las 9 am. Desayunamos unos ricas arepas y salimos dispuestos a conocer La Paz, no sin antes encontrar un Western Union para realizar el envío de un adelanto del pago para garantizar el tour al salar de Uyuni que haría al día siguiente.Hicimos el envío y acto seguido nos pusimos a recorrer la ciudad.

La Paz (3)

Pasamos por el mercado de brujas, la plaza central, el palacio de gobierno y el congreso. Allí es donde pude observar que en efecto el reloj giraba en sentido anti-horario y mi tía me explicó que eso era debido al concepto del tiempo que tenía la cultura indígena aymara, la más grande de Bolivia y a la cual pertenece el presidente Evo Morales, un antiguo lider sindical cocalero que se convirtió en el primer presidente indígena de Bolivia.

La Paz (11)

La “Entrada Universitaria”: Baile, fiesta y color

Más del 60% de la población de Bolivia es indígena, pudiendo apreciarlo muy bien en La Paz, ya que la mayoría de sus habitantes, sobre todo las mujeres mayores están ataviadas con su típico sombrero y sus mantas de colores. Estábamos caminando por una calle cuando de pronto tuve la gran suerte de escuchar un alboroto de música y algarabía, así que nos acercamos y resultó ser una Entrada Universitaria, un desfile de las distintas universidades de La Paz para celebrar sus tradiciones. Lo colorido de los trajes y los bailesque hacían nos hicieron estar allí por más de una hora.

Despedida de La Paz: Uyuni aquí vamos!

Finalmente, a eso de las 5 de la tarde fuimos al terminal a comprar el boleto de bus a Uyuni. Salía a las 7.30 pm. Volvimos al apartemento, recógí mi maleta, me despedí de mi tía y agarré un taxi con rumbo de nuevo al terminal.

Siguiente capítulo:
De La Paz a Uyuni: El infierno es de hielo

¿Pensando en viajar a La Paz? No te pierdas la
Guía de La Paz: ¡Disfruta y ahorra!

Comentarios