Cusco: La antigua capital inca

Subiendo a los andes peruanos: De Lima a Cusco

El bus salió puntual a las 3 y media de la tarde. Cómodo, limpio y con un servicio inmejorable. Primera vez que en toda mi vida veo a una “terramoza”. Nos atendió durante todo el viaje, nos dio almohadas para la noche y nos sirvió la cena y el desayuno. ¡Como estar en un avión!

Esta bitácora de viaje corresponde al Capítulo 5 de
Sudamérica con 500 dólares

Capítulo anterior:
Lima: Gastronomía, océano y parques

El camino a Cusco es bastante sinuoso y en varios momentos me sentí mareado, ya que son prácticamente 20 horas subiendo desde Lima que está al nivel del mar hasta Cusco, uno de los puntos más altos de todo el continente a 4.500 metros de altura. A la mañana siguiente a las 8 am, el paisaje se volvió precioso, con valles fértiles y animales pastando libremente. Simplemente espectacular

Ruta Cusco-Lima Paisajes 3

Llegada a Cusco: La alegría de ser recibido

Llegué a Cusco a la 1 pm y me fue a buscar un taxi enviado especialmente por Haydee. Al bajarme del bus lo primero que hice fue preguntar cómo hacer para partir al día siguiente lo más tarde en la noche que se pudiera, luego de haber conocido Machu Picchu. Mi destino era Copacabana en Bolivia (Para conocer la Isla del Sol en medio del Lago Titicaca). ¿Por qué Copacabana y no Puno que me quedaba más cerca? Si bien ambas poblaciones están ubicadas en el Lago Titicaca (Lado boliviano y peruano respectivamente) y a pesar de que Puno tiene la increíble ventaja de poder conocer las islas flotantes de los Uros, me decidí por ir directamente al lado boliviano-Copacabana porque leí muchos mejores comentarios de varios blogueros, que afirmaban se habían sentido chasqueados con el nivel de comercialización y explotación turística de Puno y las islas de los Uros.

Cusco-2

Así que, Copacabana sería mi próximo destino. Había leido también que no existían buses directos entre Cusco y Copacabana, sin embargo empecé a preguntar en el terminal y me informaron que sí existía y que tenían disponibilidad para pasado-mañana a las 11 pm ¡Mejor imposible! Por 60 soles compré el boleto y acto seguido me monté con el taxista que tenía un letrero con mi nombre rumbo al hostal.

Entrando al hostal de la gente amable

Al llegar me recibió Haidee, la mejor anfitriona de todos los hostales en los que he estado. Dulce, cariñosa y preocupada por ofrecer a sus clientes la mejor atención posible. ¡Qué dicha el haberla conocido! A pesar de que el hostal no tiene la mejor ubicación de todas, las atenciones de esta señora cubren con creces cualquier incomodidad.

Al llegar de inmediato le hice 3 preguntas: cuáles sitios conocer en Cusco, cómo ir al día siguiente a Machu Picchu en bus y si me podía lavar la ropa (solo me llevé un bolso pequeño y un carry-on para toda la travesía. Después de muchas experiencias y aprendizajes de viajes anteriores, he decidido que mientras viaje con menos cosas, mucho mejor. Pero la desventaja es que no tenía ropa limpia, así que necesitaba lavar con urgencia. A continuación ella me entregó un mapa de Cusco, señalándome los sitios más importantes para visitar, me indicó dónde comprar los buses hacia Machu Picchu, y me dijo que con todo gusto me lavaría la ropa pero a mano, por un precio más que accesible. Así que nada, me fui a la habitación donde estaba una chilena, descansé una hora y listo, a conocer Cusco.

Encontrándome con la ciudad

Al salir del hostal y empezar a caminar hacia la plaza de Armas y la catedral de lo primero que me di cuenta es de la estructura colonial de esa ciudad, con calles perfectamente empedradas y casas de techos rojos. Me sentí por un momento en Santiago de Compostela o algún otro pueblito español, y estaba inquieto porque esto no era lo que esperaba de la cuna del imperio inca. Yo me imaginaba arquitectura indígena, templos incas, cosas más autóctonas, pero no la primera impresión que me dio fue que estaba en un típico pueblito español. Pero después entendería por qué.

Comprando el bus a MachuPicchu (Hidro)

Seguí bajando hasta que llegué a la Calle Plateros, donde se ubican la mayoría de las agencias turísticas de Cusco. Luego de entrar a almorzar una pizza que estaba muy buena empecé a observar las ofertas de tours de las distintas empresas, buscando el mejor precio para ir a Machu Picchu. Había leido mucho acerca del Camino Alternativo, que implicaba tomar un bus de Cusco a Santa María, otro de Santa María a Santa Teresa , otro más de Santa Teresa a Hidroeléctrica y a partir de allí caminar en medio de la selva hasta el pueblito de Aguas Calientes.

Cusco-6

Sin embargo, yo tenía una gran curiosidad, si no habría manera de encontrar un autobús directo entre Cusco a Hidroeléctrica, y a un precio razonable, claro está. Y en efecto, al entrar a preguntar a la tercera empresa me encuentro con que sí, ellos ofrecían un bus directo de Cusco a Hidroeléctrica, ida y vuelta al día siguiente por tan solo 80 soles (Exactamente el mismo precio que me hubiera salido agarrar los 3 buses Cusco-Santa María-Santa Teresa-Hidroeléctrica) Y además me mostraron la unidad de transporte, una van con asientos de cuero y aire acondicionado. Estaba hecho! Aclaratoria: La ruta normal para los viajeros que van de Cusco a Machu Picchu es en tren, sin embargo esto para mi nunca fue una opción debido a sus altos costos (100 dólares desde Ollantaytambo y 150 dólares desde Cusco-Poroy)

La capital de los incas

Una vez comprado el boleto seguí hacia la plaza de armas de Cusco, la catedral y el museo del inca. En la plaza está la estatua del Inca Pachacutec y una placa que conmemora la valentía de los incas que lucharon hasta la muerte contra Pizarro y los españoles que contistaron, saquearon y destruyeron sus ciudades, empezando por Cusco, su capital. Por esto es que ya no quedan casi restos de su pasado inca. Gracias a Dios que los españoles nunca encontraron Machu Picchu por su ubicación en la intrincada selva peruana, porque sino seguramente hubiera corrido la misma suerte que Cusco y el resto de las ciudades incas. Seguí mi recorrido por Cusco en el Mercado de San Pedro, el arco de los deseos y finalmente como a las 8 pm estaba de vuelta al hostal, cansado pero más emocionado que nunca porque al día siguiente conocería la ciudad perdida de los incas: Machu Picchu.

Cusco-10

Siguiente capítulo:
De Cusco a Machu Picchu sin tren (ni tours)

¿Pensando en viajar a Cusco? No te pierdas la
Guía de Cusco: ¡Disfruta y ahorra!

Comentarios