Cómo viajar barato: La mega guía para que viajes con (muy) poco dinero

 

Como-viajar-barato

Todos queremos viajar a alguna parte.

Todos hemos tenido al menos una vez en la vida ese impulso que nos dice: ¡Epa tú, párate de ese sillón! ¡Viajemos a ese destino que hemos venido soñando desde hace tanto tiempo!

Pero… y siempre vienen los peros, resulta ser que no tenemos ni el tiempo, ni con quién ir, ni el dinero, etc, etc, etc.

Aunque… a decir verdad, tristemente el dinero es casi siempre el mayor obstáculo.

Por eso decidí hacer un post para mostrarte +25 estrategias que me han permitido viajar barato por tantos países durante los últimos 5 años, incluyendo el viaje más “ajustado” pero emocionante que he hecho hasta la fecha: Viajar por Sudamérica con 500 dólares.

No importa si eres mochilero, viajas con familia, amigos o solo. No importa si tu destino soñado son las playas de Punta Cana, la ciudad de Nueva York o la selva del Amazonas.

Estoy seguro de que muchas de las estrategias que me han funcionado a mí, también lo harán contigo en tu próximo viaje.

Así que HOY quiero terminar de darte ese “empujoncito” para que tú mismo disfrutes y veas que es muy factible viajar barato (o hasta gratis en muchos casos).

 

Sin más que agregar, ponte cómodo que esto se pone bueno.

Primero lo primero: ¿Dónde dormir?

1. Alójate gratis usando Couchsurfing

¡Alojamiento completamente gratis! Si, como lo lees, existen muchísimas personas en casi todas las ciudades del mundo dispuestas a alojarte en su casa. ¿A cambio de qué? De la satisfacción de ayudarte a viajar. Así de simple.

Couchsurfing es la mayor muestra de solidaridad humana que puede existir. Personalmente esta plataforma me ha brindado experiencias increíbles, no solo por el ahorro en alojamiento, sino por las personas excepcionales que han sido mis hosts.

2. Duerme en un hostel

El alojamiento mochilero por excelencia. Hospedaje muy económico en habitaciones compartidas. En los hostales se paga por cama, no por habitación, lo que significa que dormirás en el mismo cuarto junto a otras 3, 9 o hasta 23 personas dependiendo el tamaño del hostal.

Los precios pueden ir desde los 5 dólares por noche en América Latina hasta los 30-40 en Estados Unidos y Europa. Existen páginas de reservas especializadas como HostelWorld y HostelBookers, aunque también puedes reservarlos desde las centrales grandes como Booking o Expedia.

Pero ya va… Alojarse en un hostal implica ¿Dormir con desconocidos? ¿Compartir el baño? ¿Los hostales no son inseguros/sucios/peligrosos/anti-higiénicos/**insertar término que inspire miedo**

No te voy a negar que la primera vez que me quedé en un hostal tenía mis reservas. Pero, luego de haberme quedado en más de 20 hostales en distintos países puedo decirte que todos esos miedos son infundados.

La mayoría de los hostales son limpios, seguros y lo más importante: un lugar de encuentro con viajeros de todas parte del mundo. ¡Me han tocado compañeros de cuarto hasta de Nueva Zelanda y Sudáfrica! Además, en la mayoría de ellos te es permitido cocinar y el pago por noche viene con desayuno incluido.

3. Elige un hotel económico con desayuno incluido

Si viajas con niños, estás en un viaje de negocios o simplemente lo tuyo no es mochilear, probablemente los hostales no te hagan mucha gracia. Pero tranquil@, aún puedes ahorrar con los llamados hoteles low-cost.

Normalmente son 3 estrellas, están ubicados en el centro de la ciudad y vienen con el desayuno incluido. Puedes encontrarlos desde 30-40 dólares en la mayoría de las ciudades de América Latina. En Estados Unidos hay grandes cadenas dedicadas a este concepto como Motel 6, Day Inns, Howard Johnson, etc. Mi recomendación para encontrar los mejores hoteles en oferta: Booking

4. Acampa!

Debo confesar que me encanta acampar. Desde pequeñito iba a campamentos al aire libre en distintos clubs de “niños exploradores” y desde entonces me quedó ese amor por dormir al aire libre.

Dormir en una carpa casi siempre es gratis y un lugar ideal para hacerlo es en los Parques Nacionales de cada país. Inclusive en grandes ciudades existen personas dispuestas a prestar el jardín de sus casas para que duermas con tu carpa. Para más información: Camp In My Garden, Camping FR Acampar en Central Park

5. Pon a funcionar tu networking

Aunque no lo creas, casi siempre tenemos a algún conocido viviendo en esa ciudad que queremos visitar. Así sea el primo del cuñado del compadre del hermano de tu madrina 😉

Si bien tocar la puerta no es entrar, en mi experiencia es bastante probable que te digan que sí te pueden alojar, así sea por unos pocos días.

6. Trabaja a cambio de alojamiento:

Aunque no lo creas, las opciones de trabajo para jóvenes viajeros son cada vez más grandes. Desde el clásico voluntariado, hasta trabajo en granjas y cuidando niños.  Por lo pronto te dejo un listado con algunas ideas que te pueden funcionar. Más adelante realizaré un post explicando en detalle cada una de estas opciones.

  • Hostales: Muchos hostales te permiten trabajar por horas a cambio del alojamiento
  • Haz voluntariado con AIESEC
  • Aupair: Trabaja cuidando niños
  • Wwofing: Trabaja en una granja por horas
  • Worldpackers: Realiza voluntariado acorde a tus habilidades. Una buena opción
  • Cruceros: Trabaja a bordo de un crucero mientras recorres el mundo
  • Otras opciones: WorkAway, StayDu, HelpX, EVS

7. Aprovecha y duerme en sitios no-convencionales

Esta ha sido una de las estrategias que me ha permitido estirar (como un chicle) mi presupuesto en los 2 viajes más “ajustados” que he hecho: Sudamérica con 500 dólares y la vuelta mochilera a Estados Unidos.

Básicamente consiste en aprovechar los sitios seguros (aunque no necesariamente sean cómodos) para dormir: Aeropuertos, estaciones de trenes y autobuses. No te de pena, te aseguro que no eres el único que lo va a hacer. Aquí una buena guía para dormir en aeropuertos

¿Cómo encontrar vuelos baratos?

8.Vuela en aerolíneas low-cost

Hace algunos años, varias compañías aéreas se dieron cuenta de que sus altas tarifas estaban espantando a un grueso número de viajeros, así que decidieron crear las llamadas aerolíneas low-cost.

En ellas, cualquiera puede conseguir boletos hacia casi cualquier destino por una pequeña fracción de la tarifa convencional, a cambio de restricciones en el volumen de equipaje, refrigerio a bordo, etc.

Si bien Europa es pionera en este mercado con las archi-conocidas EasyJet y RyanAir, en América Latina hay que decir qué si existen diversas aerolíneas que también se manejan bajo este concepto punto por ejemplo tenemos el caso de Interjet en México o de VivaColombia en Colombia, o Spirit y JetBlue para los vuelos entre América Latina y Estados Unidos

9. Aterriza en un aeropuerto cercano

No todas las ciudades cuentan con más de 1 aeropuerto, pero en las que sí, podemos aprovechar esto a nuestro favor. Ya que normalmente, los vuelos a aeropuertos “secundarios” salen más económicos.

Un ejemplo lo podemos encontrar en ciudades como Río de Janeiro y Buenos Aires. También  se puede ver en los conocidos casos de Miami y Nueva York. También buscar en ciudades cercanas. Punta Cana y Santo Domingo. Miami/Fort-Lauderdale

10. Encuentra la mejor oferta para tu vuelo

Cuándo es el mejor momento para comprar un boleto de avión? Existen muchas teorías, sin embargo ninguna es del todo exacta. Dónde comprar los vuelos al mejor precio? En Internet la oferta de buscadores es prácticamente infinita.

Sin embargo, yo recomiendo los grandes meta-buscadores de las tres empresas de turismo más grandes del mundo: TripAdvisor, Expedía y Kayak (Priceline). Otros dos portales que merecen que les eches un vistazo son Skyscanner y Despegar

11. Vuela gratis usando millas

Yo no creía que los programas de millas de las aerolíneas funcionaban hasta que (por necesidad) tuve que usar uno. Y vaya que funcionan! Con apenas 2 viajes en mi haber, me permitió poder volar de Lima a Caracas gratis!! Aquí te cuento más acerca de cómo lo logré. Este joven vive viajando sólo con millas

¿Medios de transporte distintos al avión?

 

La mayoría de las veces, cuando pensamos en viajar inmediatamente viene la imagen de un avión a nuestra cabeza. Sin embargo, hay muchas otras formas de transporte interesantes y económicas. Te cuento:

12. Viaja en autobuses de larga distancia:

La principal razón para pensar en autobuses en América Latina es el elevado costo de los aviones en la región. Por poner un ejemplo, para hacer la ruta Lima-Cusco en avión el precio es de casi 100 dólares. Mientras que en autobús puede salirte desde los 35 dólares ida.

 

13. Comparte auto (Carpooling):

Ya vimos que en los hostales compartes tu habitación con desconocidos. Pues en el mundo del transporte existe un concepto similar: el carpooling. Compartir un taxi con 3 o 4 personas desconocidas, para ir de una ciudad a otra. Esta práctica todavía no es muy conocida en América, pero en Europa está causando furor con servicios como BlaBlaCar. Otras empresas que están ofreciendo este servicio son Tripda, Amovens, Compartir y Viajamos Juntos.

14. Navega a tu destino en un ferry:

A veces la mejor opción para ir de un sitio a otro es por agua. Y allí es que entran los ferrys, que casi siempre son más económicos que los aviones. Por ejemplo, cuando fui de Santo Domingo a Puerto Rico lo hice en un ferry, al igual que todas las veces que tuve que viajar a la Isla de Margarita desde Puerto La Cruz.

Otro caso interesante se encuentra al querer atravesar Sudamerica a través de Brasil. Como en el medio está la selva más grande e inexplorada del mundo, la única manera de cruzar es navegando las aguas del río Amazonas hasta la siguiente ciudad fuera de la selva.

15. Pide aventón/cola/a dedo/auto-stop:

Aquí debo reconocer, que sí bien he usado este recurso en algunas ocasiones, no soy un experto en la materia. Pedir aventón no es más que pararse en la carretera a sacar la mano hasta que algún conductor se pare y te quieta llevar. Dos expertos en este arte de viajar a dedo son los argentinos Juan Pablo y Nena. Aquí también te dejo una buena Guía para hacer auto-stop

16. Camina!

No digo que camines de una ciudad a otra. Pero si estás dentro de una misma ciudad, caminar te permitirá no solo ahorrar en taxis/autobuses/metro sino también conocer mucho mejor la ciudad que estés visitando. Con un mapa en la mano. El hombre que le está dando la vuelta al mundo a pie. amino de Santiago. Camino Inca

¿Cómo ahorrar en comida?

17. Almuerza en los mercaditos.

Si lo que quieres es comer barato en tus viajes el primer consejo que te puedo dar es: Huyele a los restaurantes turísticos! La verdad es que casi siempre tienen precios elevados y no te permiten disfrutar de la realidad local.

En cambio en los mercados centrales de las ciudades, como el de La Paz, Filadelfia o Mérida se puede comer muy bien a muy bajo precio. En casi todas las ciudades latinoamericanas puedes conseguir menús ejecutivos desde 2-3 dólares

18. Hazte unos sánduches.

Los sánduches son la comida obligada cuando se va a la playa en familia o con amigos, pero también te puede salvar el día en tus viajes. Estos bocadillos pueden ser un salvavidas para tu bolsillo sobre todo cuando vayas a grandes parques temáticos como Disney, donde toda la comida que venden es extremadamente costosa

19. Utiliza los locales de comida rápida

Si bien no soy muy amigo de la comida rapida, lo que si es cierto es que en las ciudades europeas y de Estados Unidos son los sitios más económicos para comer. Y además para tener WiFi gratis!

Ejemplos los clásicos McDonalds, Subway y Starbucks. Aunque recientemente también he descubierto sitios de comida rápida saludables y económicos como Chiplote en Estados Unidos o Moz en Madrid.

20. Compra en el supermercado y cocina!

Si tienes tiempo, comprar en el automercado y cocinar es una gran opción. Si bien en los hoteles no es común que vengan con cocina, en los hostales, apartamentos de AirBNB o en las casas de tus hosts en couchsurfing es altamente probable que encuentres cocinas para prepararte tus platos favoritos

Tours, excursiones y visitas a museos

21. Consigue el mejor precio para tu excursión/tour

A mi me gusta viajar mucho por mi cuenta y a mi ritmo. Sin embargo, hay veces en los que es necesario tomar un tour. Por ejemplo, cuando visité el Páramo andino en Mérida, el gran cañón en Arizona o el Salar de Uyuni en Bolivia.

La mejor manera de ahorrar es comprar el tour directamente en cada agencia, sin intermediarios. Recuerda que el negocio de los tours se mueve por comisiones y mientras más personas estén de por medio en tu compra más caro te va salir.

22. Entra gratis a los museos

Si bien es cierto que en muchos países las entradas a los museos son “libres” o muy económicas, en ciudades como Nueva York, Atlanta o cualquiera de las capitales europeas, los costos para entrar a los museos pueden ser bastante elevados para un presupuesto ajustado.

Pero… siempre hay alternativas, te cuento que normalmente hay determinados días y horarios para visitar completamente gratis dichos museos. (Por ejemplo, para el MOMA de Nueva York son los viernes en la tarde)

Otra opción que me ha funcionado bastante bien es visitar los museos una o dos horas antes de que cierren. En la mayoría de los casos no me han cobrado la entrada, ya que voy a estar poco tiempo visitando las instalaciones del museos

23. Utiliza sabiamente los buses turísticos

Primero que todo, debo decir que pienses muy bien antes de montarte en uno de estos autobuses, por su precio. Si eres mochilero puede ser un gran gasto para ti.

Una técnica que he utilizado para hacer el mismo recorrido que ellos hacen es visitar sus páginas web previamente, anotar el recorrido y buscar en Google Maps las estaciones de metro o transporte público más cercanas a los lugares de interés. Las 2 principales compañías de buses turísticos en el mundo son BigBus y City Sightseeing

Sin embargo, he de reconocer que solo en ciudades muy grandes como Miami o Buenos Aires, los buses turísticos pueden ahorrarte mucho tiempo, lo que haría que valiera la pena la inversión

24. Piénsalo dos veces antes de comprar una City-Pass

Otra “piensalo muy bien”. A menos que vayas a pasar muchos días en una misma ciudad, he descubierto que los descuentos que ofrecen casi nunca equiparan el costo de la tarjeta.

25. Consigue city-tours baratos (o hasta gratis)

Si bien no hay nada como conocer una ciudad a “la antigua”, con un mapa en la mano a medida que vas caminando, los city tours guiados son una buena opción.

Mi primera recomendación en este tema es que no te vayas con el primer guía turístico que se te presente, si ves que te pretende cobrar una suma exhorbitante. Muchos hostales tienen programas de visitas guiadas gratuitas para sus huéspedes, o también puedes dirigirte directamente al centro de la ciudad y preguntar.

 

Y así llegamos al final de este post …

Mucho me gustaría saber qué piensas, ¿qué otras formas conoces para viajar barato? Te espero en la sección de comentarios. Y si te gustó o te fue de utilidad, no te olvides de compartirlo!

———Antes de que te vayas: ¡Un regalo para ti!—————

Quiero invitarte a que te unas a la comunidad de Lánzate y Viaja.

Recibirás muchos más tips de ahorro, inspiración viajera y lo mejor: una copia totalmente gratis de mi Ebook “15 estrategias para viajar mucho más barato… y dónde las usé” para que lo pongas en práctica en tu próximo viaje.

Déjame tu correo aquí abajo y de inmediato te enviaré tu regalo.


 

Un fuerte abrazo.. y recuerda que “todo gran viaje comienza con un pequeño paso”

Comentarios